Por Maximiliano Díaz
24 enero, 2018

Esto solo comprueba los preocupantes niveles de deshechos que producimos.

La mañana del recién pasado domingo 21 de enero, apareció en las costas de Cantabria, España, el cadáver de una globicephala, comúnmente conocida como ballena piloto. El cetáceo, que se puede encontrar en prácticamente mares de todo el mundo, fue estudiado por expertos que fueron a buscar el cuerpo, y destacaron un detalle que volvió la situación algo confusa: la ballena estaba en una condición bastante buena como para haber muerto encallada, o de causas naturales.

Además de esto, también añadieron que desde hacía bastante tiempo que no se encontraba el cuerpo de un animal marino de estas características cerca de la zona, lo que los llevó a pensar que la fuerte marea debió haberla arrastrado distancias considerables.

EPA

El descubrimiento, hecho cerca de las 8.36 a.m., decidió ser investigado por los expertos, y, a pesar de que no encontraron pruebas concluyentes sobre las condiciones de la muerte, o el desplazamiento de la ballena, un testimonio en particular para el medio local El Diario Montanes, hizo que el estudio del cuerpo diera un giro inesperado, ya que el hombre local dio una pista clave. En sus palabras:

«La cantidad de plástico en esta playa es espectacular. El animal podría haber muerto por toda esa suciedad».

Esto terminó por abrir una nueva arista en la investigación de la muerte de la ballena, ya que en un principio no se llegó a considerar que la contaminación de una materia como el plástico pudiese llegar a matar a un cetáceo de este tamaño.

EPA

Es importante tomar conciencia sobre el consumo de plástico y otros materiales nocivos para el medio ambiente. Más reciclaje y menos desechos. Por nosotros, y por los animales.

Puede interesarte