Por Antonio Rosselot
15 octubre, 2020

La niña —oriunda de Iguala (Guerrero)— dibujó en varias hijas de cuaderno la figura de Pipo, su perrito yorkie extraviado, y las repartió por la ciudad. Al mirar las ilustraciones se puede ver que la pequeña está muy apenada: en una de ellas hasta dibujó un corazón roto.

Pocas cosas pueden dar más tristeza a los seres humanos que la pérdida o extravío de alguna mascota. Esa sensación de no encontrarla por ninguna parte y sentir que ahora está desprotegida es algo que realmente nos come por dentro, y generalmente las personas activan todas sus redes para buscar y ojalá encontrar al animal.

Por lo mismo, no podemos hacer otra cosa que empatizar con esta pequeña niña del estado de Guerrero (México), que salió a pegar carteles en su Iguala natal para pedirle a la gente que ayude a su perrito perdido a volver a casa.

FB: Solo en Iguala

El tema es que la pequeña no imprimió fotos ni reenvió videos por las redes sociales, sino que ella misma hizo los carteles con sus propias manos, dibujando a su perrito perdido —de nombre Pipo— y dejando un par de datos para que sea más fácil identificarlo.

En estos carteles —que eran realmente hojas de cuaderno pegadas con cinta a los postes y murallas de Iguala—, la pequeña detalla que su perrito es un yorkshire, mejor conocido como yorkie. Y vaya que está triste por su pérdida, ya que en uno de los carteles incluso dibujó un corazón roto, símbolo inequívoco de su pena.

FB: Solo en Iguala

Si bien ninguno de estos carteles ofrece recompensa —¿además, quién sería tan desalmado de pedir una recompensa por ayudar a una niña?—, de todas maneras la pequeña dejó un número de contacto para que la ubicaran en caso de tener noticias.

La verdad es que sería maravilloso que esta historia tuviese un final feliz, así que instamos a todos nuestros lectores y lectoras de Iguala a estar atentos en las calles por si ven al pequeño Pipo.

FB: Solo en Iguala

Esperamos que la búsqueda de la niña rinda frutos y pueda encontrar a su mascota. Probablemente no podríamos dimensionar la pena por la que está pasando…

Puede interesarte