Por Moisés Valenzuela
29 octubre, 2018

Sin la intervención de sus rescatistas, todo habría terminado de una forma diferente.

El teléfono del departamento de policía de Rosebud no dejó de sonar este domingo. Recibieron numerosas llamadas por una emergencia común: un pequeño canguro estaba en Safety Beach entrando y saliendo del mar y todos temían que no regresara. Y, por poco, casi fue lo que sucedió.

El travieso marsupial quería a toda costa conocer y jugar en el mar. Sin embargo, no consideró que el fuerte oleaje le podía traer dificultades.

Reuters

Aunque al comienzo el animal parece estar sólo disfrutando de un tranquilo baño, la corriente lo llevó cada vez más adentro. La gente, asustada, no podía hacer algo por él.

En ese momento, afortunadamente, los oficiales Christopher Russo y Kirby Tonkin llegaron hasta el lugar. Sin pensarlo, se lanzaron inmediatamente al mar y comenzaron a nadar hacia el canguro, que ya se encontraba varios metros lejos de la orilla.

Reuters

Después de un gran esfuerzo, los policías lograron traer al canguro de vuelta a la arena. Sin embargo, nada había terminado: había tragado mucha agua y era necesario aplicar técnicas de primeros auxilios, además de abrigarlo para que su temperatura comenzara a normalizarse.

La gente aportó con mantas mientras los oficiales auxiliaron al animal. Al cabo de un momento, y para tranquilidad de todos, lograron estabilizarlo.

Youtube

Más tarde el canguro fue examinado en un centro especializado donde confirmaron que se encontraba bien. Sin embargo, todo habría sido diferente sin la intervención de estos policías.

Youtube

“Actualmente se está cuidando al canguro, está de buen humor y tiene suerte de estar vivo dada la cantidad de agua salada que inhaló. Gracias a sus rescatistas”, indicaron en la página oficial del departamento de policía de Rosebud.

 

Puede interesarte