Por Luis Lizama
25 mayo, 2020

Nació con una malformación en sus patitas y también fue diagnosticado con Peritonitis infecciosa felina, una especie de coronavirus gatuna. Es un luchador incansable que, a pesar de su tierno aspecto de osito, tiene un carácter fuerte y aguerrido.

Los gatitos son de los animales más tiernos que hay en este planeta. Si bien todos los felinos tienen algo especial, la cercanía que tenemos con los «michis» nos hace amarlos todavía más. La extraña condición física que tiene el protagonista de esta historia le ha dado un toque especial, elevándolo a una destacada categoría de ternura.

Se trata de un pequeño minino con extrañas y tiernas orejas redondas. Es como un osito de peluche, tierno y hermoso, pero también muy aguerrido, pues no le ha tocado fácil. Nació con algunas malformaciones y enfermedades, pero él es un luchador. 

Red de Rescate Amigos para la Vida

Su aspecto es lo más tierno del planeta, pero su espíritu es fuerte. Ha tenido que pasar por cosas malas, aprendiendo desde pequeño a sacar su fortaleza. 

Nació con sus patitas delanteras torcidas, además de estar muy débil y propenso a otras enfermedades.

Red de Rescate Amigos para la Vida

Sus orejas no son puntiagudas como cualquiera, sino que redondas, dándole un aspecto de pequeño oso. Eso lo hace especial.

Un grupo de rescate, en Los Ángeles (Estados Unidos) lo recibió y decidió ayudarlo.

Red de Rescate Amigos para la Vida

Comenzaron con sesiones de fisioterapia, masajes y ejercicios que lo ayudaran con sus patitas, con el fin de construir músculos. Por su aspecto, muchos pensarían que es incluso débil, pero resultó ser un verdadero guerrero.

Inmediatamente el gatito se encariñó con sus rescatistas, no tenía padres, así que los «adoptó» como tal. Lo bautizaron como Quill. 

Red de Rescate Amigos para la Vida

Pasaron los días y se dieron cuenta que el amor le ayudaba enormemente en las terapias. Incluso los otros gatitos del refugio le dieron una calurosa bienvenida, con abrazo incluido.

Red de Rescate Amigos para la Vida

Como aún era débil, lamentablemente se contagió de un virus llamado Peritonitis Infecciosa Felina, una especie de coronavirus gatuna. Debieron dejarlo en el veterinario y detener sus tratamientos, para concentrarse en la lucha del COVID.

Como toda su vida, luchó y continuó luchando. Han pasado los días y ha crecido mucho, incluso ya pesa 2 libras.

Red de Rescate Amigos para la Vida

Sus papás adoptivos están muy orgullosos ¡Igual que nosotros!

Con sus patitas chuecas, igual se las arregla para correr y saltar. Nada lo detiene.

Red de Rescate Amigos para la Vida

Poco a poco ha estado mejorando, pero todavía le falta camino por recorrer.

Sus patitas van sanando y también el coronavirus gatuno, así que solo es cuestión de tiempo para unirse a su clan felino. De las orejitas nadie está seguro si resultó producto de la malformación, pero lo cierto es que le da un aspecto único y muy tierno, además no es malo para su salud.

Puede interesarte