Por Luis Aranguren
3 febrero, 2021

Un fuerte accidente cambió su vida, sin embargo ha logrado seguir adelante a pesar de las adversidades.

Por más que creamos ser superiores en comparación a los animales, siempre logran sorprendernos no solo con su sabiduría sino también por demostrar tantas ganas de vivir. A pesar de verse envueltos en duras circunstancias, logran salir vencedores y nos permiten creer que todo es posible.

Un ejemplo de esto es Heliot, un pequeño perrito que lamentablemente sufrió un fuerte accidente que su cuerpo no podía soportar.

Pixabay

Este chihuahua fue atropellado con gravedad en Calvados, Francia por un automóvil en frente de su casa. Su pequeño cuerpo era una dificultad para este accidente y es que muchos pensaron que no sobreviviría.

Sin embargo, su cuidadora Ludivine hizo todo lo que estuvo a su alcance y lo llevó al veterinario inmediatamente.

ACTU

Lo primero fue un grupo de exámenes y después varias operaciones, llegando a acumular una deuda de 2 mil euros. Ella no contaba con ese dinero, pero afortunadamente en línea encontró a muchos colaboradores que se han prestado para ayudar al pobre perrito.

El golpe le generó una hernia diafragmática y una fractura en el fémur, pero al realizar el segundo procedimiento se dieron cuenta que se estaba formando otra hernia en la espalda.

“Los veterinarios pensaron que era una estrangulación de la hernia, pero al final se trataba de una úlcera de estómago. Tuvieron que operar en emergencia Heliot, en la noche de sábado a domingo”.

–Ludivine dijo a ACTU

Por suerte el 21 de enero y tras tantos días en el quirófano, este chihuahua pudo volver a su hogar. Esto para intentar mejorar su ánimo y que pudiese comer más, pues el proceso de recuperación era lento y necesitaba energía.

ACTU

El golpe no fue algo que se pudo solucionar de inmediato y que hablando más que del dinero, Heliot sufría y los doctores se esmeraban en ayudar.

Pero es aquí donde está lo sorprendente, pues a pesar de su tamaño pudo salir adelante y sigue vivo. Ahora todo dependerá de la recuperación, será momento de esforzarse y una vez sane por completo cuidarse mucho para no sufrir otro accidente como estos.

No nos imaginamos lo que fue para este pequeño perrito haber sufrido tantas fracturas y además tener que verse envuelto en tantas operaciones. Cada bisturí que abría su cuerpo lo lastimaba aunque estuviese sedado, pues después venía la recuperación.

Pixabay

Le deseamos todo lo mejor del mundo, es un ejemplo de valentía y muchas ganas de vivir.

Puede interesarte