Por Constanza Suárez
26 noviembre, 2018

Entendieron que el pequeño elefante había vivido un trauma y se acercaron para darle amor con sus trompas.

Al vagar cerca de un río en el Parque Nacional Tsavo Este de Kenia, Mukkoka, de 1 año, estaba solo, y su madre u otros elefantes no estaban a la vista. Estaba cansado, solo y asustado.

Afortunadamente, los rescatistas de David Sheldrick Wildlife Trust (DSWT), que salvan y rehabilitan elefantes huérfanos, encontraron al animalito justo a tiempo. Mientras hacían un barrido aéreo de la zona en avión, divisaron las solitarias pistas de Mukkoka en la arena a lo largo del río Tiva. Lamentablemente, nunca encontraron ninguna señal de su madre. Nunca supieron bien qué pasó con ella.

David Sheldrick Wildlife Trust

El equipo recogió al pequeño elefante y lo llevó al orfanato en busca de atención médica. Además le dieron un poco de leche, muy necesaria tras haber estado solo tanto tiempo.

Pasaron un par de días y Mukkoka ya mostraba signos positivos, se estaba mejorando, por lo que sus cuidadores pensaron que sería el momento perfecto para una dosis necesaria de amor. Y le presentaron nuevos amigos. Eso sí que lo haría sentir muchísimo mejor.

En el momento en que lo mostraron a los demás elefantes, se desarrolló una escena increíblemente hermosa y adorable: sus nuevos amigos se reunieron instantáneamente alrededor del pequeño, inundándolo de amor y atención. Supieron que se habían convertido en una familia.

David Sheldrick Wildlife Trust

“Lo envolvieron de inmediato y lo llevaron al bosque para reunirse con el resto de la manada”, contó Rob Brandford, director ejecutivo de DSWT a The Dodo. Luego agregó: “El saludo con el que fue recibido fue cálido, con los otros bebés estirando trompas para consolar y dar la bienvenida a Mukkoka como un nuevo miembro de la familia”.

Como animales altamente sociales, los elefantes florecen cuando viven junto a otros de su especie. La compañía les da comodidad. Mukkoka lo necesitaba más que nadie.

Este fue un momento especialmente conmovedor para los cuidadores de los elefantes, a pesar de que ven los profundos lazos familiares y la compasión de los animales casi todos los días.

David Sheldrick Wildlife Trust

“Aunque es algo que hemos visto una y otra vez, la empatía mostrada por estos elefantes nunca deja de sorprender. Al recordar que ellos también han experimentado la pérdida de su propia familia, su nivel de compasión es genuinamente reconfortante de ver cuando llegan a los terneros recién huérfanos, que ofrecen consuelo y amistad”, dijo Rob Brandford.

Si bien el elefante bebé deberá vivir con la triste pérdida de su madre, llegó al mejor lugar posible para sobrellevar el dolor. Probablemente pasará los próximos 10 años siendo atendido por DSWT hasta que se reintegre en un hábitat silvestre protegido.

Hasta entonces, estará sanando y aprendiendo junto a su nueva y cariñosa familia.

David Sheldrick Wildlife Trust

 

 

Puede interesarte