Por Camilo Fernández
11 septiembre, 2018

Por más aterrador que parezca, este cocodrilo merece todo lo mejor.

Por años Mr. Stubbs vivió su vida sin cola. El cocodrilo la perdió después de sufrir una lesión cuando era transportado ilegalmente por un grupo de traficantes. Después de ser encontrado en la parte trasera de un camión con otros animales exóticos en 2013, el reptil fue trasladado a la Sociedad Herpetológica de Phoenix.

alligatoralliance.com

Como si fuera una lagartija, a Scrubbs le volvió a crecer la cola. No literalmente, pero sí con gracias a la tecnología.

alligatoralliance.com

Vía una impresora 3D le hicieron una prótesis de cola que fue exitosamente adjunta a la parte posterior del cuerpo.

Cuando por primera vez sucedió esta ayuda médica, Stubss tenía 9 años y fue el primero de su especie en recibir una cola hecha de latex y silicona. Los detalles del ajuste fueron basados en la cola de otro animal de la especie, pero resultó ser un poco inestable.

El tiempo pasó y la criatura creció. Obviamente su cuerpo ya no era el mismo y su cola ya no se le ajustaba. Pero el la tecnología también se superó y un par de investigadores crearon un nuevo apéndice especializado para el cocodrilo.

alligatoralliance.com

Un profesor de anatomía de la Universidad Midwestern de Arizona, Justin Gerogi, junto a la empresa STAX3D fueron los encargados de hacer la nueva prótesis. Junto a un escáner pudieron calcular perfectamente las dimensiones y crear una cola a la medida. 

alligatoralliance.com

Hoy Mr. Scrubbs es un cocodrilo 2.0 y feliz con su nuevo cuerpo al que nunca se resistió y que inmediatamente probó en el agua donde recibe su terapia física. Ahora puede nadar eficientemente y moverse derecho en tierra, tal como un cocodrilo debiera.

Puede interesarte