Por Daniela Morano
13 marzo, 2019

Donde sea que iba, ella lo seguía. Incluso en sus últimos días.

La primera vez que los oficiales de Pottawatomie, Oklahoma, vieron a Sam, ella estaba acurrucada al lado de su fallecido dueño. La confusión y la pena que sentía la dejaron completamente estática al lado de su dueño Arthur. El hombre había fallecido tras sufrir problemas al corazón durante un largo tiempo, según su amigo Phillip Gordon.

Ningún familia podía hacerse cargo de Sam, así que los oficiales se contactaron con un refugio donde pudiesen cuidar de ella mientras examinaban el cuerpo de Arthur. Le comentaron a KOCO-TV que Sam estaba evidentemente alterada cuando dejó la casa, a pesar de haber tenido el tiempo de despedirse de su amado dueño: “Aullaba y se quejaba camino el refugio”.

Facebook 1 Day Ranch

Pero el pasado 8 de marzo, durante el funeral de Arthur, se encargaron de que Sam también estuviese presente para aquel emotivo día. “Le permitimos ver a Arthur una última vez cuando abrieron el ataúd. Al principio estaba interesada, definitivamente reconoció su cara… pero algo distinto le pasó esta vez, sabía que ya no estaba ahí realmente”, comentó uno de los oficiales a través de Facebook.

En el refugio Sam se dedica a dormir, agotada por el duelo y por sus propios problemas de salud. “Duerme todo el día y no come mucho”.

Facebook 1 Day Ranch

Gordon, el amigo de Arthur, comentó que “eran los mejores amigos. Donde sea que Art iba, Sam estaba esperándolo, mirando por la ventana. Apenas llegaba a casa, se lanzaba sobre él, muy emocionada”.

Aunque Arthur habría preferido vivir más tiempo que Sam para que no sufriera, sí consideró que podría el irse de esta tierra antes, y quería sin duda que Sam atendiera su funeral.

Facebook 1 Day Ranch

Por ahora el futuro de Sam es incierto, pero los oficiales están considerando dejarla en un rancho donde podrá vivir el resto de sus días.

Puede interesarte