Por Luis Aranguren
24 noviembre, 2021

“Me di cuenta que le salían lágrimas de los ojos. Creo que nunca he visto eso en un perro”, dijo emocionada su nueva cuidadora.

Cuando tenemos la oportunidad de hacer algo bueno por un perro de la calle, es algo que debemos aprovechar, es una oportunidad que nos da la vida para mejorar otra. Son seres que viven en duras condiciones, buscando alimento y sobreviviendo al frío o el calor, sin un techo que los proteja.

Pues en esta ocasión contaremos la historia de Jack Anderson y su esposa, quienes durante un almuerzo vieron a una perrita embarazada que los observaba.

TikTok / gatorsnuggles

Se veía hambrienta y su carita solo pedía alimento, al cual serviría para dar energía a los cachorros que llevaba en el vientre. Lamentablemente, los dueños del puesto la ahuyentaron y ellos se sintieron muy mal, deseaban hacer algo por ella y sus cachorros.

“Nunca nos quitó los ojos de encima, pero no se acercó ni pidió comida. Los dueños del puesto salieron y la ahuyentaron por la acera. Era obvio que estaba asustada y desapareció. Mi esposa tomó las sobras y yo caminé hacia ella para dejarlas, pero estaba muy nerviosa, pudimos ver algunas de las cicatrices que tiene, así que entendí por qué no quería arriesgarse”.

–Jack Anderson contó aThe Dodo

TikTok / gatorsnuggles

Tras mucha insistencia, comenzó a confiar la mujer y así fue que se acercó a comer un poco de sus manos, hasta que dejó acariciarse. Sin pensarlo, la metieron en el auto para llevarla a su hogar y darle la comodidad que necesitaba, algo a lo que ella no se resistió.

TikTok / gatorsnuggles

Según la pareja, la perrita comenzó a soltar unas lágrimas mientras era consolada, algo que ellos nunca habían visto, no se imaginaban la tristeza mezclada con felicidad que sentía aquel animal.

“Simplemente hicimos una pausa en ese momento para permitir que Poppy se calmara un poco, pero honestamente, estaba mucho más tranquila de lo que esperaba. Comencé a grabar el video de mi esposa consolándola y me di cuenta de que a Poppy le salían lágrimas de los ojos. Creo que nunca he visto eso en un perro, y definitivamente tuvo un impacto”.

–Señora Anderson contó aThe Dodo

TikTok / gatorsnuggles

De inmediato la llevaron al veterinario, venían unos bebés pronto y todo debía estar bien para ese momento, esto para después llevarla a su casa y darle el amor que necesitaba. Por fortuna, se acostumbró muy bien y ya está muy feliz, tiene otros hermanos perros con los que se lleva muy bien.

Antes estaba embarazada en la calle y ahora, tiene un hogar donde será respetada y querida, en el que seguro cuidarán de sus cachorros también.

Puede interesarte