Por Felipe Costa
1 marzo, 2021

La perrita Sadie fue expulsada de 3 perreras por no llevarse bien con las personas, nadie quería adoptarla a excepción de Bryan Myers, quien sabiendo esto, quiso darle una oportunidad. La noche en que su nuevo dueño sufrió un derrame, la peluda lo tomó y lo arrastró hasta el teléfono, salvándole la vida.

Usualmente, cuando la gente adopta un perro o un cachorro de, lo hace pensando que le dará la oportunidad a un animalito brindándole un hogar y cariño, pero a veces, son estos tiernos seres los que en verdad le cambian la vida a sus dueños, demostrando un amor sinigual, que como humanos quizás nunca entenderemos completamente.

Bryan Myers

Brian Myers, vive en Nueva Jersey, Estados Unidos y se conmovió el día que conoció a la perrita Sadie en el refugio. La cachorra era un animal que había pasado por 3 perreras anteriormente porque ninguna la quería con ellos. Supuestamente, su comportamiento no era muy ameno con las personas y cada vez que se intentaba adoptar terminaba asustando a sus posibles dueños.

Pero Myers no veía en ella una amenaza, al revés, estaba confiado en poder solucionar sus problemas. Lo que no sabía es que sería Sadie quien le ayudaría más a a él.

CBS

Tras adoptarla, una noche mientras Myers dormía en su casa se despertó repentinamente y se quiso levantar, su cuerpo sin embargo se paralizó completamente, cayendo al suelo. En ese minuto creía estar solo con Sadie, quien fue más que una compañía, fue una heroína.

“Tuve mucha suerte de tenerla la noche que tuve el derrame cerebral. Me estaba levantando de la cama y tan pronto como me paré aquí, caí hacia abajo. Y mi teléfono celular estaba allí. Fue entonces que me agarré de su collar y ella me sacó del pequeño espacio donde estaba”.

–Bryan Myers a CBS

CBS

Sadie impresionantemente arrastró a su dueño hasta el teléfono celular, así Bryan pudo marcar a emergencias con la mano que tenía movilidad. Luego de ser atendido en el hospital a tiempo y quedar estable, se dio cuenta de que le había dado hogar a un ex perro de rescate.

Ni el refugio ni Myers tenían idea de que Sadie había sido entrenada en el pasado. Tantos cambios de perrera terminaron escondiendo aquella importantísima información que revela lo valiosa que realmente es la perrita.

CBS

Desde aquel incidente, Myers ha notado que Sadie lo rastrea constantemente, es como si a partir de ese momento sus instintos de seguridad se hubieran activado para volver al servicio. Afirma que “no es necesario ser el Dr Dolittle para escuchar a Sadie decir ‘Yo también te amo'”.

De seguro Myers no estaría contando que sobrevivió a un derrame cerebral si en primer lugar no hubiera adoptado a Sadie. Su noble gesto, brindándole un hogar a quien era una total rechazada, fue totalmente pagado con el actuar de la perrita, quien se ha convertido en su compañía más fiel, siendo más que un animal, una heroína.

Puede interesarte