Por Lucas Rodríguez
22 mayo, 2020

Una sociedad protectora de Texas le dio cobijo. Ella se sanó y sus hijos fueron acogidos en hogares llenos de amor.

La triste realidad sobre la relación de las personas con los animales, es que los queremos muchísimo, pero no tenemos ni el tiempo, ni la energía ni los recursos para cuidar de todos de ellos como se lo merecen. Por eso es que lo normal es que una persona tenga uno, dos o incluso tres perros en su casa (más un gato malhumorado y gruñón, para hacerles el balance).

Facebook: Paw Angel Animal Rescue

Hay algunas personas que van más allá y adoptan a cada animal que se encuentran en las calles. Pero esto es poco manejable: al poco tiempo pierden el control, dándoles una calidad de vida que dista muchísimo de la que podrían tener si vivieran como la mascota única de un dueño cariñoso y preocupado.

Facebook: Paw Angel Animal Rescue

Para solucionar esto es que están los grupos de rescatistas de animales. Estos grupos de profesionales y voluntarios se dedican a darle el cuidado a los animales que han caído en malos tiempos. Sin importar qué sea o la historia que haya tenido, ellos los acogerán. Les darán tratamiento, salud y un techo donde esperar a que alguien decida adoptarlos. Es una gran obra, que muchos veces precede a historias tan tristes como la que te contaremos a continuación.

Facebook: Paw Angel Animal Rescue

El Paw Angel Animal Rescue., de Abilene, Texas, ha estado siempre atento a los llamados de ayuda de todo tipo de cachorros y mascotas en problemas. Su más reciente historia tuvo que ver con un llamado que dieron de una mujer que asistía a la iglesia, como todos los fines de semana. Cuando estacionaba su auto, notó algo inusual: otra persona había abandonado a una perrita.

Facebook: Paw Angel Animal Rescue

Estaba herida y mal nutrida. Se veía triste y desamparada. A su lado tenía una caja plástica, repleta de sus cachorros, igualmente desamparados que la madre.

Facebook: Paw Angel Animal Rescue

La sociedad protectora se los llevó con ellos. Curaron las heridas de la perrita madre y le dieron algo de comida. Cuidaron todo lo bien que pudieron de los nueve perritos, logrando rescatar a todos menos uno, que venía con una enfermedad de nacimiento. A las pocas semanas ya habían conseguido un nuevo dueño para casi todos los cachorros. 

Facebook: Paw Angel Animal Rescue

El momento más feliz vino cuando una familia decidió adoptar a los dos cachorros que quedaban junto a la madre. Los tres se fueron felices a formar parte de un nuevo hogar, donde podrán seguir siendo una familia, en el seno de una ya conformada. 

 

 

Puede interesarte