Su mamá humana se encargó de buscarle una solución ❤

Tal como sucede con los humanos, hay un montón de animales que tienen ciertas enfermedades o necesidades que los limitan y les impiden llevar a cabo un montón de actividades… y solo podrán lograrlo con algún tipo de ayuda.

Bien lo sabe Aese, una Bulldog inglesa de Dinamarca que si bien es joven, desde que era solo una cría tiene una enfermedad propia de los ancianos: artritis. 

Claramente la enfermedad le ha complicado bastante la vida, ya que siene un fuerte dolor al hacer algunos movimientos, como por ejemplo, subir las escaleras para poder llegar al segundo piso de su casa.

Pia Hjelmsø

Sin embargo, como vive con una mamá humana que la ama y que haría todo por impedir que sufra, ahora tiene su propio medio de transporte.

Pia Hjelmsø

Resulta que a Pia Hjelmsø, su dueña, se le ocurrió crear una especie de ascensor que le permitiera bajar y subir sin ningún problema, así que con la ayuda de un artesano llamado Lars Trillingsgaard convirtieron a Aese en una perrita feliz y totalmente independiente.

Y lo mejor de todo, es que su elevador tiene el aspecto de un autobús de dos pisos típicos de Londres.

Pia Hjelmsø

Funciona cuando el perro se sube y al ser jalado por un cable, cuando llega abajo el frente se abre para que la mascota pueda salir fácilmente.

Pia Hjelmsø
Pia Hjelmsø

Pero aunque fue construido para que Aese lo usara, no solo ella se transporta por allí. A Leo, su hermano, también le encanta subir y bajar por el carrito, pues aunque no tenga ningún problema de salud, se entretiene haciéndolo de esa forma.

Pia Hjelmsø

Sin duda la idea de su mamá humana causó sensación en los amantes de los perros, quienes aplaudieron a la mujer y además se animaron a probar algún día con sus propias mascotas en caso de que lo necesiten.

Mira a Aese como adora su nuevo elevador:

¡Un aplauso a esta dueña extremadamente preocupada y atenta!

Puede interesarte