Por Alejandro Basulto
29 marzo, 2021

Cuando la can Bertha llegó a la vida de Meredith Wille, estaba tan gorda que no podía ponerse de pie. Así la encontró en su antiguo hogar en el refugio, y ella sabía que para que su nueva mascota viviera, tenía que bajar su peso.

Bertha llegó al refugio del Animal Control de Pittsburgh, en Estados Unidos, luego de que fuera rescatada junto a otros seis perros. Esta perrita mezcla de beagle con pug tenía entre 8 y 10 años al momento de llegar al que sería su hogar temporal antes que la adoptaran. Preocupando desde un principio a muchos con su grave obesidad crónica. Llegó a pesar más de 25 kilogramos, siendo una can de tamaño pequeño. Estaba tan gorda que ni siquiera podía ponerse de pie. Fue en ese momento que los trabajadores del refugio se dieron cuenta que esta perrita necesitaba una ayuda especial.

@bertha_gets_bitty / Instagram

Alguien se dedicara por completo a ella y que le pudiera brindar la dieta y el tratamiento que requería. A raíz de ello, realizaron en una publicación en su redes sociales, en la que invitaban a aceptar el desafío de convertirse en la familia que cuide de esta can que estaba en una condición física en la que su vida peligraba. Apareciendo ante ellos, Meredith Wille, una mujer de 49 años, residente del condado de Beaver y que ya había adoptado antes a seis perros.

@bertha_gets_bitty / Instagram

“Fue muy triste verla. Estoy bastante convencida de que no habría sobrevivido uno o dos meses más sin abordar su obesidad crónica (…) Cuando vi esa imagen absolutamente horrible de la perra con el mensaje junto a la pregunta ‘¿Alguien quiere un desafío?’ Pensé que podía ayudarla (…)  Así que les sugerí que me permitieran acogerla (…) El veterinario sacó a Bertha del auto y la puso en el suelo, que fue cuando me di cuenta de que la foto que había visto en Facebook no se acercaba a la horrible salud que tenía”

dijo Meredith Wille a Metro

@bertha_gets_bitty / Instagram

La dieta especial y el tratamiento para Bertha tenía un costo aproximado de 24784 dólares estadounidenses. Una cifra que Meredith, como directora clínica de la Clínica de Medicina Deportiva y Rehabilitación Canina de Steel City en Pittsburgh, estaba dispuesta pagar. Ella sabía que era la persona indicada para salvar la vida de esta perrita. Pequeña y obesa can que tenía un problema en la tiroides, que la había hecho subir de peso. Malestar al que se le sumaba en un tendón roto en la pata trasera y una diabetes en su límite, a la que se le podía acompañar una pancreatitis e insuficiencia hepática si no se trataba a tiempo.

@bertha_gets_bitty / Instagram

“Pensé, ‘bueno, si puedo conseguir que este perro viva de cuatro a seis meses, podríamos estar en un buen momento’ (…) Pero no estaba segura de que ella fuera a sobrevivir. Iba a hacer mi mejor esfuerzo (…) Mi objetivo era que Bertha perdiera entre un 4 y un 5% de su peso corporal total cada mes, lo que significaba que tardaría un año más o menos en bajar la mitad de su peso corporal (…) Bertha solo podía caminar unos dos minutos al principio y eso fue un gran esfuerzo (…) Pasaron aproximadamente tres o cuatro meses antes de que le diéramos 15 minutos; solo estaba agregando treinta segundos a un minuto a la vez (…) Durante los primeros cuatro meses, Bertha no fue gran cosa (…) Luego, lentamente, su personalidad comenzó a emerger. Es una perrita muy alegre y traviesa, siempre se mete en cosas, y está muy apegada a mí”

– contó Meredith Wille

@bertha_gets_bitty / Instagram

El tratamiento de Bertha consistió de una dieta liviana, una medicación para su tiroide y de ejercicios, que partieron siendo de caminatas de minutos en una cinta de correr subacuática, para luego caminar durante más tiempo y recorrer entre 18 y 22 metros una piscina especial para canes. Perdió mucha grasa y bajó alrededor de 9 kilogramos. Meses después, ya estaba lo suficiente delgada para la operación que repararía su tendón lesionado en el tobillo. Y desde ese entonces, pasó a ser otra perrita. Jugaba y caminaba mucho más. Además que superó dos operaciones complejas en su vesícula biliar y en el bazo. Para finalmente, convertirse oficialmente en la compañera perruna de Meredith. En diciembre del 2020 fue adoptada por ella.

Puede interesarte