Por Catalina Maldonado
12 febrero, 2021

Tras ser rescatada de la eutanasia en una perrera, “Kleo” aún aguarda la esperanza de llegar a una familia amorosa en la que pueda ser parte.

Tal como abrazamos las diferencias entre humanos, debemos abrazar las diferencias cuando una mascota es especial. Sobre todo cuando se trata de alguna diferencia física que, en absolutamente nada, lo hace distinto que otra mascota pues puede darte ese amor y alegría como cualquier otro. Tal como sigue esperando hacer la hermosa “Kleo”. 

Kleo es una joven perrita mestiza que tras varios intentos de ser feliz y otros momentos muy malos, hoy sigue aguardando a alguna familia que pueda recibirla para siempre en sus vidas y entregar ese amor que guarda. Sin embargo, su aspecto único ha sido su mayor enemigo. 

Brianne Miers

Cuando Meagan Hanley, fundadora de A Place for Ace Rescue en Massachusetts, vio por primera vez una foto de Kleo, inmediatamente decidió que necesitaban buscarla. Kleo estaba en la lista de eutanasia en un refugio luego de haber sido adoptada y de vuelta. A Hanley le preocupaba que no volviera a ser adoptada a tiempo, en parte debido por su apariencia. 

 Kleo tiene una cara un poco torcida y una mordida inferior, por lo que, claro, la hace verse diferente a la mayoría de los perros, pero que según su rescatista, ese es un aspecto que la hace aún más especial.

Brianne Miers

Luego de su rescate, Kleo fue trasladada a una familia de acogida a la espera de un hogar definitivo y sus dueños temporales no pueden tener más palabras de aprecio para esta hermosa perrita que ha llegado a robarles el corazón.

“Kleo aprovecha al máximo cada día”, le dijo a The Dodo Brianne Miers, la madre adoptiva de Kleo. “Ella realmente tiene entusiasmo por la vida. Bromeo diciendo que cuando abro la puerta de su caja por la mañana, es como si la dispararan desde un cañón. Ella es una bola de energía y le encanta ir, ir, ir. Siente curiosidad por todos los nuevos paisajes y olores que la rodean, y es muy inteligente”.

Brianne Miers

Con respecto a sus diferencias físicas, según Miers lo único que podría ser “diferente” es que “resopla un poco cuando se emociona, y debido a su submordida puede ensuciarse un poco cuando bebe agua o come un bocadillo”. Aparte de eso, no hay nada más.

A pesar de que Kleo ha visto como cientos de animales se han ido con familias de acogida, ella parece no saber que luce diferente a los demás y vive su vida con total normal pese a las miradas y rechazo de la gente. “He visto a la gente darle una mirada doble cuando pasamos, pero ella sigue trotando feliz” dice Miers. 

Brianne Miers

Aunque Kleo no se da cuenta que es diferente, otras personas definitivamente lo hacen y ese ha sido el motivo para no llegar a un hogar definitivo. Sin embargo, nadie pierde las esperanzas de que su familia está allí fuera esperando por ella.

¡Una hermosa perrita que no pide más que amor!

Puede interesarte