Aunque ella sufrió mucho en el pasado con sus antiguos dueños, está dispuesta a ayudar a todo el que lo necesite.

Todos hemos escuchado más de alguna vez que las mascotas son capaces de conectarse con los sentimientos de las personas, y gracias a ello pueden identificar fácilmente cuándo alguien está triste. Entonces, como puedan, lo más seguro es que intentarán consolar a todo aquel que lo necesite.

Bien lo sabe la dueña de Cora, una perrita que fue salvada a sus 8 años de una familia que solamente la utilizaba para reproducirla y vender sus cachorritos corgi.

Y como era tan adorable, su rescatista en lugar de buscarle unos nuevos dueños que la amaran, se encargó ella misma de hacerla feliz y la adoptó para que fuera parte de su familia. Como desde un principio se mostró agradecida y con un admirable espíritu de servicio, su nueva dueña la entrenó como perrita guía y ella rápidamente demostró estar a la altura.

Madison Palm

Cora siempre busca la forma de ayudar a los demás, ya que tiene una increíble habilidad para descubrir cuando alguien la necesita.

Por eso cuando esperaban un vuelo de negocios en el aeropuerto, de pronto se alejó de su dueña y se acercó a un desconocido que leía una revista. Intentaba hacerle un montón de gracias para que él se distrajera.

Madison Palm

Como resultado, él derramó un par de lágrimas mientras acariciaba a la perrita.

Sorprendida por la situación, Madison se acercó al hombre y le preguntó si su mascota lo estaba molestando. Entonces, él le contó que justo el día anterior su perro había fallecido.

Definitivamente era como si Cora supiera que él estaba sufriendo y necesitaba consuelo.

Madison Palm

Y lo más sorprendente de todo es que pareciera que la perrita no muestra ningún tipo de resentimiento por el sufrimiento que vivió en el pasado. Es más, ahora parece tener la experiencia suficiente para ayudar a los demás, demostrando un carácter noble y un enorme corazón.

Puede interesarte