Por Cristofer García
10 noviembre, 2020

Grace había sufrido tanto en la calle que pensó que su nueva familia le haría lo mismo. Sin embargo, con el tiempo entendió que este hogar sería para siempre ❤

Hay personas que con un poco de solidaridad logran hacer un gran cambio. Ellos, quienes no pueden seguir de largo cuando ven a un perro famélico y abandonado, tienen la capacidad de mejorar la vida de un animal luego que fuera dejado a un lado, de la manera más cruel.

Así fue el caso de Grace, una peluda que vagaba por las calles de Nueva Jersey, en la costa este de Estados Unidos, cuando fue encontrada por una transeúnte que llamó inmediatamente al servicio de rescate animal. Estaba asustada, hambrienta y muy flaca.

The Dodo

Por suerte, Grace no pasó mucho tiempo en un refugio antes de conseguir el hogar que siempre mereció. Su madre humana, Brianna, quedó enamorada de la perrita y se tomó la tarea de ganar su confianza para llevarla a casa. Y así sucedió.

The Dodo

Debido a todo el lamentable estilo de vida que llevó Grace antes, a la peluda le costaba acostumbrarse a su nueva familia. Siempre que comía lo hacía con desespero pensando que sería su última comida, por lo cual se ponía muy ansiosa.

Le tomó varias semanas a Brianna demostrarle que esta nueva vida no sería nada parecida a la que tuvo antes. Y poco a poco la perrita fue entendiendo y familiarizándose a su casa.

The Dodo

“Yo siempre quise rescatar a un perro, dijo Brianna. “La conocí a ella en un parque. Su cola estaba entre sus patas, estaba agachada, me acerqué a ella suave y lentamente”, agregó, en conversación con The Dodo, respecto el primer encuentro con Grace. En ese momento se puede apreciar cómo quedó encantada con la peluda desde el primer momento.

The Dodo

Así como estaba muy feliz de tener un nuevo hogar, donde recibe toda la atención necesaria y nada le faltaba, Grace también estaba asustada de que eso no fuera para siempre. Debido a su anterior experiencia, sentía que en cualquier momento su madre podría abandonarla, como le sucedió antes, por ello siempre se aseguraba de estar cerca de ella, con mucha angustia.

The Dodo

Sin embargo, con el paso del tiempo, la relación entre ellas dos creció tanto que la perrita ya entendió que no volvería a vivir un episodio desagradable, por lo cual se tranquilizó en su nuevo hogar, sabiendo que podía vivir tranquila.

Puede interesarte