Por Daniela Morano
25 junio, 2019

Una herida en su pata que no dejaba de sangrar le impedía seguir su camino. Menos mal alguien se apiadó de ella.

Banu Cengiz es farmaceuta en Turquía, pero además de amar su profesión también ama a los perros. Su amada mascota fue un perro que rescató de la calle hace varios años y además de eso tiene una especie de oasis frente a la farmacia donde trabaja. Eso es, un oasis para perros de la calle. Como no puede adoptar a todos los perros callejeros del mundo, Cengiz les deja comida y agua afuera de su lugar de trabajo.

Y al parecer los mismos perros se han pasado el dato.

Banu Cengiz

Esta semana, Cengiz estaba trabajando como siempre cuando se percató de la presencia de un perro distinto a los otros. En vez de dormir sobre las camas que ella les ha instalado, este estaba muy ansioso parado frente a la entrada de la farmacia.

“Me estaba mirando directamente a mí. Le dije ‘¿bebé qué pasa?'”, le contó Cengiz a The Dodo.

Banu Cengiz
Banu Cengiz

La dejó entrar y entonces se dio cuenta del problema: la pequeña estaba sangrando. Un corte en su pata le impedía seguir caminando, y probablemente le dolía.

Era evidente que la pequeña estaba pidiendo ayuda, por eso llevaba tanto rato parada fuera de la farmacia.

Le limpió la herida y le dio antibióticos, y la perrita pacientemente dejó que la cuidaran. “Cuando terminé se arrojó al suelo como agradeciéndome. Me decía, ‘confío en ti'”.

Durante el resto del día, se quedó ahí descansando y comiendo. Sin embargo al final del día parecía que no tenía mucha ganas de irse. “Lamentablemente no podía llevármela a casa. He tenido muchos animales durante muchos años, les doy de comer y los ayudo a encontrar familias”.

Banu Cengiz
Banu Cengiz

Pero la perrita podrá seguir visitando a Cengiz, y quién sabe, quizás algún día encuentra un hogar.

Puede interesarte