Por Camilo Morales
4 mayo, 2022

Daisy ha tenido que acostumbrarse a su nueva vida en el refugio y los voluntarios aún le siguen buscando una familia. Sin embargo, debido a su edad, todavía no encuentra un hogar definitivo.

Es sabido que la vida de los perritos callejeros está repleta por dificultades y obstáculos, ya que deben estar día a día intentando sobrevivir a la desnutrición y a la deshidratación. Por ese motivo cuando aparecen organizaciones animalistas y los rescatan, su vida cambia drásticamente.

Sin embargo para estas instituciones también se les presentan nuevos desafíos al momento de cuidar a aquellos canes rescatados. Y es que, además de tener que brindarles atención médica de calidad, después deben preocupar de encontrar una familia que los quiera acoger y cuidar.

RSPCA

Muchas veces tienen éxito, pero hay ocasiones en que varios factores influyen para que los perritos sean rechazados una y otra vez por potenciales familias.

Uno de esos casos es el de Daisy, una perrita que si bien no vivió en la calle, ha pasado por momentos difíciles. Según información de The Dodo, antes tenía una familia que la quería y la amaba, pero con el paso de los años su dueña se enfermó gravemente y no pudo seguir cuidándola.

RSPCA

Así, Daisy llegó hasta la RSPCA, una organización animalista que le brindó techo y comida. El único problema es que le costó adecuarse a la vida en refugio y para los voluntarios ha sido muy difícil conseguirle una nueva familia, ya que tiene 13 años.

Queremos sacar a la hermosa Daisy del entorno de una perrera lo antes posible, ya que le resulta muy difícil y es muy triste ver a un perro mayor pasar este punto de su vida en un centro de rescate“, explicó Cyan Hulland, administrador de la institución.

RSPCA

Ha pasado tanto tiempo en el refugio que ya es como si fuera una “empleada” más. “Ha pasado algún tiempo ayudándonos detrás de la recepción, donde rueda por el suelo como un cachorro. Es una perra cariñosa (…) sabemos que será una compañera fantástica y gratificante para quien la reciba en su vida“, agregó el administrador.

A pesar de su avanzada edad, los voluntarios del refugio dicen que sigue actuando como si fuera una cachorra. Le encanta jugar, pero también necesita descanso.

RSPCA

Para la institución ha sido complicado encontrarle una familia permanente a la perrita, pero no se rinden. “Se encuentra en un buen estado de salud (…) Ella es simplemente el personaje más dulce que se ilumina con la gente. Todo lo que quiere es hacer es colmarte de besos y abrazos“, cerró Cyan.

Puede interesarte