Por Camilo Morales
22 noviembre, 2021

Steven Weintraub estaba haciendo arreglos en su patio cuando se dio cuenta que la perrita estaba siendo atacada por el felino. Agarró su escopeta y ahuyentó al animal. Ahora Molly se recupera favorablemente.

Cada día más personas están dispuestas para dedicar su vida a ayudar a aquellos animales que lo necesitan y que son abandonados por dueños irresponsables, quienes los dejan a su suerte teniendo que batallar contra los contextos complicados, el hambre y el frío. 

Sin embargo, no muchos están dispuestos a arriesgar sus vidas para salvar a un animal en peligro. Y cuando hablamos de peligro nos referimos a un furioso puma.

Steven Weintraub

Algo de ese tipo vivió un hombre de Oregon, Estados Unidos, llamado Steven Weintraub, quien salvó a su perrita Molly de ser devorada por un puma con el cual se topó cerca de una zona montañosa.

Según información de KGW, Steven vive en la regió del Lebanon, en Oregon, la cual se caracteriza por estar rodeada de montañas. Estas son el hábitat principal del puma, un mamífero carnívoro que se encuentra en zonas de mucha altura.

Pixabay

Para la gente que habita estos lugares es normal encontrarse, en ocasiones, con animales salvajes que bajan de la montaña para buscar alimento o simplemente para explorar. Esto puede ser muy riesgoso tanto para los habitantes como para sus mascotas. 

Según explicó el hombre, comenzó a sentir ruidos extraños cuando estaba arreglando su patio. Los ruidos provenían de Molly, quien estaba chillando, en busca de ayuda.

KGW

Al ver a Molly se dio cuenta que estaba siendo acosada por un puma que estaba encima de un árbol. “Sin pensarlo, entro corriendo a mi casa y cojo mi rifle (…) Agarro 3 balas y las pongo en el rigle. Corrí hacia allí y disparé un par de tiros. Ambos se cayeron del árbol“, contó.

Ninguno de los dos animales fue alcanzado por las balas, pero la perrita estaba en mal estado por el ataque del puma. Según dijeron los veterinarios cuando Steven la llevó a la clínica, habría sufrido heridas en su mandíbula y uno de sus ojos, el cual perdió. 

Steven Weintraub

Por fortuna, la perrita no murió por el ataque del puma, y ahora se recupera de una cirugía de reconstrucción en su cuerpo. Molly está descansando en la casa de Steven, en donde la han cuidado para que se mejore favorablemente.

Puede interesarte