Por Antonio Rosselot
19 julio, 2019

La High Plains Humane Society (HPHS) publicó la foto de este triste animal en redes sociales, y la cantidad de respuestas que recibió fue impensada. Afortunadamente, esta historia terminó de la mejor manera ❤️

Si hay algo que tenemos claro, es que nunca podremos entender el abandono de una mascota por parte de sus dueños. Las estadísticas en Estados Unidos son bastante reveladoras: en 2018, alrededor de 6,5 millones de mascotas fueron dejadas a su suerte por los dueños, de acuerdo a los datos entregados por la American Society for the Prevention of Cruelty to Animals (ASPCA). De esa cifra, más de la mitad corresponde a perros.

Una buena noticia respecto a este índice es que, de los animales abandonados, la mitad fueron dados en adopción y encontraron un nuevo hogar. Sin embargo, la otra mitad fue sacrificada mediante eutanasia. Es decir, el abandono significó la muerte para estos animalitos.

Hace unos años, la High Plains Humane Society (HPHS) de Portales (Nuevo México) compartió una fotografía de una perrita con una expresión tristísima en su cara, esperando un nuevo hogar. Había sido abandonada por su familia y no tenía a nadie más en la vida, además de los voluntarios del refugio en que estaba. Si bien no somos capaces de saber precisamente cómo se sienten nuestros animales, hay veces en que una expresión dice más que cualquier otra cosa, y este fue el caso.

La perra se ve parada en la puerta de su jaula, sus patas delanteras se afirman de las barras. Al mirar directamente a la cámara, se puede ver que sus ojos están brillando, como si estuviese derramando lágrimas de tristeza.

FB: HPHS

Habían muchos riesgos alrededor de esta impactante foto. Si el refugio de animales no era capaz de encontrar un hogar definitivo para esta perra, probablemente se convertiría en una estadística negativa más. Sus lágrimas —que finalmente no eran lágrimas, sino que los coletazos de una enfermedad a sus ojos— llamaron definitivamente la atención de los amantes de los animales en internet, y al día siguiente de publicada la foto, el refugio recibió muchísimas llamadas de interesados en adoptarla.

Aquí se demostró el poder de convocatoria y difusión que tienen las redes sociales hoy en día, ya que en cosa de horas, una mujer llegó al refugio de HPHS y se llevó a esta dulce perrita, que estaba feliz de tener una nueva oportunidad. En otra fotografía aparece jugando y siendo acariciada por su nueva madre, quien no dejaba de sonreír al verla.

FB: HPHS

Fue un final feliz para este animalito, que logró evitar una muerte segura gracias a Facebook, pero aún hay muchos otros que aún no corren la misma suerte. ¡Sean responsables en su tenencia de mascotas y tengan en consideración que están tratando con una vida más!

Puede interesarte