Por Alejandro Basulto
19 febrero, 2021

“Fue maravilloso. He estado pensando en esto desde el día en que la dejé”, dijo la sargenta Angela Cardone, quien sirvió junto a la can Bogi en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos.

La linda relación entre la perrita Bogi y la sargenta del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, Angela Cardone, tuvo su comienzo en el año 2017, en la Marine Corps Air Station en Iwakuni, Japón. En ese momento, la can tenía 5 años y su adiestradora, 22, ambas se entrenaron juntas para ayudar al pastor belga Mallinois con sus deberes, los que incluían la detección de narcóticos, redadas de seguridad y registros de vehículos. La dos trabajaron unidas durante 15 meses, generando un vínculo que las volvió amigas inseparables.

Lo que lamentablemente cambió cuando Angela fue reasignada a Hawái sin poder despedirse antes de Bogi.

American Humane / Kai Caset

Pasaron largos 18 meses, en los que esta sargenta llegó a pensar que nunca más vería a su mejor amiga canina. “Sentí que faltaba una parte de mí”, dijo ella a la revista People. Pensamientos que que se transformaron en la necesidad de hacer algo, cuando se enteró que a Bogi la habían dado de baja de la fuerza armada debido a una situación médica, ya que había sufrido una lesión en su cuello que incompatibilizaba su salud con su servicio como perrita militar. Fue en ese momento cuando Angela entendió que esa era su oportunidad para convertirse en la familia de su amiga perruna.

American Humane / Kai Caset

Se acercó a American Humane, la primera y más grande organización humanitaria del país que se dedica a ayudar y proteger a los animales, para que le ayudaran con el complicado proceso de adopción, que conllevó, entre otras cosas, sobreponerse a la burocracia que significa el traslado de un animal a nivel internacional, además del financiamiento del coste de su transporte y atención veterinaria. Con su ayuda pudo Angela adoptar a Bogi el 16 de febrero. Tras 18 meses de espera y los dos días que comprendió el viaje de Japón a Hawai, tuvieron su reencuentro en el Hotel Queen Kapi’olani en Honolulu, dándose un abrazo lleno de emoción.

American Humane / Kai Caset

“Los primeros momentos de ver a Bogi… fue indescriptible. Nunca pensé que este día llegaría, así que es un tipo de sentimiento muy reconfortante (…) Se siente maravilloso. Como si me hubieran quitado un gran peso de encima (…) He estado pensando en esto desde el día en que la dejé”

– contó Angela Cardone

American Humane / Kai Caset

Hoy, después de más de un año de espera, por fin las dos están juntas. Recibiendo Bogi en su primer día, no solo muchos abrazos por parte de la sargenta Angela Cardone, sino que también collares y juguetes típicos de la isla, para luego recorrer ambas una hermosa playa hawaiana.

Se conocieron trabajando y ahora podrán disfrutar para siempre sus horas de descanso como familia.

Puede interesarte