Por Luis Lizama
14 mayo, 2020

Trabajaron en el extranjero durante 5 años, pero debieron separarse. Cuando se retiró, él decidió esperarla en el aeropuerto y adoptarla, para llevarla a casa ❤️.

Hay amistades destinadas a durar toda la vida. A pesar de los impedimentos que la vida pueda plantarnos, siempre habrá una manera de volver a encontrarse. Así ocurrió con los protagonistas de esta historia, que a pesar de las barreras físicas y de tiempo, lograron juntarse.

Se trata de una perrita militar y su sargento. Trabajaron juntos por 5 años en el extranjero, en misiones de todo tipo y rescatando a muchas personas. Cici, la perrita, estaba encargada de ocupar su olfato y detectar armas, dirigida muy de cerca por su sargento llamado Jason Bos. Estuvieron dos años separados y finalmente lograron reunirse, en una escena muy emocionante. 

Afortunadamente ninguno resultó herido en alguna de las misiones. Compartieron momentos únicos, durante mucho tiempo y de una forma especial, para ellos fue mucho más que una simple misión. 

Al sargento Bos le recomendaron no encariñarse ni tampoco generar vínculos con los perros, porque ellos son «herramientas» de trabajo y en algún momento debían separarse.

John J. Kim, Chicago Tribune

«Te dicen que no te apegues demasiado, que estos perros no son una mascota, son una herramienta para ayudar a proteger a la gente. Pero es difícil”.

Con el tiempo, el sargento Bos se retiró del ejército y regresó a su casa en Alemania.

Nunca dejó de pensar en su compañera de aventuras, habían creado un vínculo único. Era una compañera, una hermana y una hija.

John J. Kim, Chicago Tribune

La perrita seguía ejerciendo su profesión y Bos lo sabía, pero en un momento recibió la llamada de su adiestrador, para contarle del retiro de Cici. 

Jason supo inmediatamente que estaban destinados a pasar juntos su retiro. Quiso adoptarla y comenzó con todo el papeleo. Viajó nueve horas para reunirse con ella y llevarla a casa, esperándola en el aeropuerto bajo la antena mirada de una multitud.

John J. Kim, Chicago Tribune

Bos estaba nervioso, porque existía la posibilidad de que su compañera no lo reconociera, pero ocurrió todo lo contrario ¡Ella lo extrañaba muchísimo!

Saltando de un lado para otro y lamiendo toda su cara, les dejó ver a todos cuánto extrañaba al sargento Bos, su fiel amigo y ahora compañero de retiro. 

John J. Kim, Chicago Tribune

Ahora llegó el momento para descansar y jugar todo lo que en el ejército no pudo.

«Cici toda su vida ha estado siempre lista para trabajar. Ahora es el momento para que se preocupe simplemente de relajarse”, comentó Bos a Chicago Tribune. 

John J. Kim, Chicago Tribune

El lindo reencuentro es reflejo de una gran amistad, destinada mágicamente a estar juntos.

Ahora descansar felices y unidos con el resto de su familia.

Puede interesarte