Por Alejandro Basulto
18 noviembre, 2019

Esta simpática canina llamada Aeida, se hizo amiga del perro de al lado, Cashew, jugando juntos y lavándose con los hijos del humano de su amigo.

Aeida es una perrita muy especial, que disfruta mucho pasar los días con sus humanos. Jugando, paseando, recibiendo cariños… Bueno, de la manera en que saben pasarlo bien estos caninos regalones. Y recientemente, junto a su familia se mudaron a un lugar en Australia, donde además de compartir sus tierras con una gran diversidad de animales, tiene muchos espacios para correr, revolcarse y por lo tanto, ensuciarse.

Nicole Ackehurst

Esto último significa que ella también debe bañarse muy a menudo, para que no agarre enfermedades, pestes y parásitos que perjudiquen su salud. Pero lamentablemente a ella no le gusta ir al baño de su casa, por lo que sus humanos no sabían qué hacer para mantenerla limpia, hasta que apareció su mejor amigo Cashew. Otro perrito de la casa de al lado, con quien Aeida juega constantemente.

Nicole Ackehurst

Tanto es lo que comparten, que ambas familias vecinas, decidieron construir una puerta entre las dos casas para que estos dos amigos perrunos se visiten. De tal manera que esta canina pareja pasa los días yendo y viniendo a la casa del otro. Sin olvidar que además Aida disfruta mucha jugar con los niños de la casa de al lado, pidiéndoles cariño cada vez que se le da la oportunidad.

Nicole Ackehurst

Aeida es muy amigable y amorosa. Ella realmente ama a todos y cualquier cosa, especialmente a los hijos de nuestros vecinos (…) Estoy bastante seguro de que a nuestros vecinos les encanta invitarla, así como a nosotros también nos encanta que venga Cashew (…) Aeida y Cashew son grandes amigos y tienen un vínculo tan fuerte. Ambos son considerados grandes partes de nuestras familias»

– contó Nicole Achkerhurst, la humana de Aeida, a The Dodo.

Nicole Ackehurst

Fue así como hace unas semanas, los humanos de Aeida miraron por todos los rincones de la casa en su búsqueda, hasta que los vecinos le contaron que esta perrita traviesa se había unido al baño de sus hijos. A esta simpática amiga perruna no le gustará que la bañen en su casa, pero todo cambia cuando se trata de darse un baño con los pequeños de la casa de al lado. Uniéndose, gracias al acuerdo de ambas familias, cada vez que quiere en el baño de sus infantiles amiguitos.

Puede interesarte