Por Daniela Morano
15 julio, 2019

«No sabemos si quiere que se vaya a sentar o si está cerca en caso de que mi mamá se caiga», dijo su dueña.

Lollipop tenía tan sólo 8 meses cuando la encontraron sola caminando cerca de un lavado de coches. Los hombres que allí trabajan no querían que alguien pasara a atropellarla así que dejaron que se quedara en el lugar todo el día. Ese mismo día Cathy Officee llevó su coche a lavar y mientras esperaba vio a la pequeña Lollipop. Le preguntó a los trabajadores por la adorable pit bull y todos estuvieron de acuerdo con que era une perrita muy adorable y amistosa.

Officee se ofreció a buscar a su dueño pero esta no tenía microchip. Compartió su foto en redes sociales y refugios pero nadie aparecía. Eventualmente, aceptó que nadie estaba buscando a Lollipop y decidió que sería parte de su familia de ahora en adelante.

Cathy Officee

«Después de 5 días me enamoré de ella y estaba muy feliz de que nadie más la estuviese buscando», dijo Officee a The Dodo.

Cathy Officee

Lollipop actualmente tiene 3 años y ya es parte de la familia. Persigue a su hermano Isaac a todos lados y sobre todo a su mamá. Pero con quien se ha hecho especialmente buenas amigas es con su abuela humana.

Hace un tiempo, Officee y su hijo se fueron a vivir con ella y sus tres perros y Lollipop parece estar muy contenta de unirse a otra parte de la familia. Es de hecho muy sobre protectora de su abuela quien ya tiene 90 años y cada vez se mueve menos.

Cathy Officee
Cathy Officee

Cada vez que se para, Lollipop se para y camina lentamente a su lado para acompañarla. Y si ella llega a detenerse, Lollipop también lo hace.

«No sabemos si quiere que se vaya a sentar o si esta cerca en caso de que mi mamá se caiga», dijo Officee.

Cathy Officee
Cathy Officee

Sea cual sea el motivo, Lollipop parece estar completamente dedicada a su abuela. Lejos quedaron los días en que vagaba las calles.

Puede interesarte