Por Daniela Morano
4 diciembre, 2018

Ahora son inseparables.

Los animales dependen de su instinto más que los humanos, es lo que les ayuda a sobrevivir. Cuando están cerca de los humanos, los perros pueden intuir cuando este se siente feliz, triste, ansioso, enojado. Puede que sea su gran olfato lo que los ayuda o que tienen un sexto sentido muy bien desarrollado.

Penelope, quien vive en Brasil con su familia, sabía perfectamente que pronto tendría una hermanita, aunque ni su dueña le había informado la gran noticia aún.

Juliana, su ama, ya lleva 34 semanas de embarazo y evidentemente su panza es muy notoria. “Creo que lo sabe, sí. Siente que hay algo diferente. Le armamos una pequeña habitación a la bebé y ella va a sentarse bajo la cuna. Siempre ha sido muy necesitada y quiere que le hagan cariño, pero conmigo esa necesidad ha ido aumentando ahora que estoy esperando un bebé”, le dijo a The Dodo.

Facebook Fox Paulistinha

Hasta entonces todo era normal, pero un día Penelope hizo algo inesperado.

Mientras Juliana descansaba sobre el sofá, Penelope se le acercó y comenzó a frotarse contra su panza, como intentando acariciar al bebé.

Facebook Fox Paulistinha
Facebook Fox Paulistinha

“Es primera vez que hace algo así. Fue muy emotivo”, dijo Juliana sobre el especial momento que vivieron las tres. “Estoy segura de que será una gran hermana”.

Hace un par de meses la pequeña Rafaela nació, y como era de esperarse, Penelope la adora y se han convertido en las mejores amigas.

Facebook Fox Paulistinha
Facebook Fox Paulistinha

 

Puede interesarte