Por Luis Lizama
19 junio, 2020

Estaba destrozada, porque además su familia humana la había abandonado. La llegada de sus hijos adoptivos llenó un gran vacío en el corazón ❤️.

Humanos y animales compartimos muchos sentimientos. Uno de estos sentimientos es el instinto de madre, que aflora hasta en el insecto más pequeñito. De la misma forma la tristeza y el dolor nos afectan, más todavía cuando sufrimos una pérdida.

Así ocurrió con esta perrita de raza terrier, quien perdió a sus cachorros y además fue abandonada por su familia. Nadie la consoló ni contuvo, nadie le entregó el amor necesario para superar la tragedia. Sin embargo, llegaron tres pequeños felinos a llenar ese vacío. Ella los adoptó como si fueran suyos, les dio amor y alimento. No perdió el instinto de madre.

Stacee Jones

Stacee Jones es quien le dio un nuevo hogar a la perrita. Ella ha criado más de 100 animales abandonados, pero pocas veces algo tan lindo como esto.

El refugio Jelly’s Place, donde colabora Stacee, recibió a una madre terrier que había sido abandonada y separada de sus cachorros. Estaba destrozada, con la mirada perdida y sin ánimos de nada. Era lógico, la pérdida la había afectado tanto como a un ser humano. 

Al mismo tiempo llegaban tres gatos bebés, que habían sido dejados.

Stacee Jones

Cuando vieron ambos casos, se les encendió la bombilla. Era una idea loca, porque podía fracasar rotundamente, era muy probable. La perrita todavía era una madre lactante, los gatitos necesitaban alimentarse y sentir a una mamá. 

«Tuve mucho cuidado. Me senté al lado de la mamá perro y me senté con un gatito. Le enseñé el gatito lentamente para ver cómo reaccionaría. Tenía miedo de que tal vez gruñiría o no lo tomaría muy bien.

Comentó Stacee Jones a The Dodo.

Stacee Jones

Jamás perdió el instinto maternal. Todos quedaron sorprendidos, con la boca abierta y muy emocionados.

Era un milagro de la naturaleza y su sabiduría.

Stacee Jones

La perrita les entregó todo su amor, en una escena simplemente conmovedora. Ambos se necesitaban y se ayudaron.

«Pensé: ‘Esto es tan hermoso. Nunca había visto algo así personalmente. Todo se unió tan rápido, como debía ser», comentó Stacee.

Entablaron una linda relación, donde la madre y los gatitos pudieron sanar sus heridas.

Stacee Jones

Sin dudas el instinto maternal es uno de los sentimientos más fuertes y espléndidos que puede experimentar un ser vivo.

Y si bien la perrita ya encontró un hogar definitivo, jamás olvidará a esos felinos bebés que fueron sus hijos.

Puede interesarte