Por Pamela Silva
10 septiembre, 2018

Desde acá veo sus ojos culposos.

¿No consideran que lo más maravilloso que existe en este planeta es ese sentimiento de felicidad cuando llamas a tu mascota y viene corriendo hacia ti como si fueras lo más importante que existe en sus vidas? Pues no, no hay nada más maravilloso traten de convencerse de lo contrario.

Spoiler: no podrán.

Así que podrán entender la desolación (estoy exagerando) cuando esta mujer llamaba a su perrita Tasha para que se entrenara a la casa y ella no solo no corría a encontrarla, sino que se escondía.

Facebook Kelly Davenport Jackson

Cada vez que la mujer abre la puerta de la casa y llama su nombre, la perrita se esconde. Mientras que cuando cierra la puerta -que es de vidrio, así que Tasha te están viendo- sale de su escondite.

Inicialmente, pensé que se estaba escondiendo porque había realizado alguna travesura y no quería que la castigaran, pero todo indica que no es el caso.

El problema de Tasha es que no quiere que su tiempo de jugar afuera se acabe, porque parece que venían llegando de un paseo y la perrita aún no estaba lista para volver a casa.

Así que decidió esconderse para seguir jugando y obviamente, es una de las cosas más graciosas y adorables que verán en la semana.

De nada.

Puede interesarte