Por Valentina Miranda
22 junio, 2022

Ghost disfruta pasar el tiempo con su familia, especialmente con la madre de su dueña porque está acostumbrada a consentirla con comida, juguetes, ropa y mucho cariño. “Definitivamente es su período de unión”, dijo Jernissa Williams a The Dodo.

Los perritos saben cuánto nos gusta consentirlos, y por supuesto que ellos no se quejan al respecto, después de todo los acostumbramos a recibir cariño y las cosas que quieran porque lo merecen. Todo sea por verlos sonreír y mover alegremente su cola.

Cada uno de ellos tiene sus cosas favoritas como morder zapatos, perseguir pelotas, correr libremente por el parque, comer golosinas, entre otras tantas. Ghost es una dulce perrita que, por ejemplo, adora el cariño que su familia le da, especialmente su “abuela”.

Jernissa Williams

Según su dueña, Jernissa Williams, a Ghost le encanta visitar a su “abuela” porque disfruta que esta la consienta en todas las oportunidades posibles, y hasta pide ir con ella cuando siente las ganas.

“Ghost a menudo llora para ir a la casa de mi madre. Ella le compra golosinas, juguetes, ropa y comida. Ella es la abuela definitiva, como la llamamos”, dijo Jernissa a The Dodo.

TikTok: jernissa_ghost

Y dentro de todas esas actividades, hay una que destaca por sobre el resto. La “abuela” de Ghost acostumbra cepillarle el pelo, y lo hace de una manera tan relajante que a la perrita le cuesta mantener su cabeza en alto, como se pudo ver en un video publicado por Jernissa en TikTok.

“Es algo que hacen a menudo. Definitivamente es su período de unión”, dijo la dueña al medio. Simplemente a Ghost le encanta esta tradición.

TikTok: jernissa_ghost

La perrita suele sentarse sobre una manta que la señora coloca en el piso, y una vez que está lista la “abuela” comienza a peinar su corto pelaje mientras le dice que es “una buena chica” y que levante la cabeza cada vez que la baja. Ghost parece sentirse en el paraíso cuando recibe lo que tanto quiere, y la mujer la cepilla tan bien que su pelo queda impecable.

Una escena que Jernissa adora ver. “Siempre me siento cálida y confusa cuando veo sus interacciones”, contó a The Dodo.

Mira el momento a continuación.

Con este caso se puede comprobar que no son solo los niños quienes disfrutan ver a sus abuelas. Los perritos también saben que son de las personas más cariñosas que hay en el mundo.

Puede interesarte