Por Cristofer García
15 octubre, 2021

“Pensamos que era solo un juego, pero pronto nos dimos cuenta de que algo no estaba bien porque ella corría rápido y no paraba”, dijo Martina Russo. La pareja detuvo el vehículo y se marcharon con ella.

Ningún animal merece quedar viviendo solo en las calles. Aunque muchos sean abandonados por la crueldad de sus cuidadores otros se extravían y nunca encuentran el camino de regreso a casa. En esas condiciones se encontraba esta canina que, al perderse y quedar viviendo sola, intentaba llamar la atención de extraños para que la ayudaran.

Fue una pareja que viajaba con su automóvil por una serie de montañas en España, cuando notaron que la perrita de color blanco comenzó a perseguir su vehículo. No sabían que sería tan insistente y no detuvo su carrera hasta que ellos detuvieron el carro.

Martina Russo

“Pensamos que era solo un juego, pero pronto nos dimos cuenta de que algo no estaba bien porque ella corría rápido y no paraba. Así que empezamos a preguntarnos, ¿qué está haciendo este perro aquí en medio de la nada absoluta?”, dijo Martina Russo según reseñó New York Post.

Así fue como Martina y su compañero Fil detuvieron el automóvil para darle un  poco de agua a la pequeña shorkie. Lo siguiente que hicieron fue subirla con ellos y comenzar a buscar a su posible familia.

Martina Russo

“Condujimos de regreso y la pusimos de nuevo en la carretera para ver si solo estaba persiguiendo por diversión y sabía dónde caminar de regreso. Pero ella siguió persiguiéndonos, nuestra camioneta estaba a la vuelta de la esquina y manejamos muy despacio para asegurarnos de que no estuviera estresada“, contó Martina.

Así que decidieron quedarse con ella. La llevaron al veterinario y descubrieron que no tenía chip, aunque de todos modos siguieron haciendo esfuerzos para dar con su familia, si es que la tenía.

Martina Russo

“Seguimos buscando a sus dueños en grupos locales de Facebook y WhatsApp, transeúntes locales en la fuente, tiendas, grupos regionales de Facebook, pero al final pasaron las semanas y nadie se acercó, así que decidimos quedarnos con ella”, expresó Martina.

“Es muy dulce y divertida, muy juguetona, ama a nuestros gatos; para ser justos, ama todo y a todos, ¡especialmente a los gatos y los niños! Nos encanta llevarla de aventuras y nos hace reír todos los días“, añadió.

Martina Russo

Así es como la historia de una perrita sin hogar tuvo un gran final.

Puede interesarte