Una familia luchó por ella hasta que la rescataron y la adoptaron para cambiar su triste destino.

No todos los perritos tienen la fortuna de ser adoptados por una familia que les entregue amor desde la primera vez que se conocen. Muchos deben soportar malos tratos, hambre, frío y un montón de terribles situaciones antes de poder conocer la felicidad… y si es que lo logran.

Al menos ese fue el caso de Nala, una perrita pitbull que vivió toda su infancia en un patio trasero sucio y lleno de basura en Detroit.

Jamás había tenido la posibilidad de entrar a la casa, así que menos de tener una cama solo para ella donde dormir. Sin embargo, su situación pronto cambiaría gracias a una mujer que estaba al tanto de su situación y solo quería rescatarla para hacerla parte de su familia.

Charley Walton

Así fue como recién a sus 5 meses de edad, pudo sentir que alguien se preocupaba por ella.

Por su terrible estado de delgadez y suciedad, fue llevada a un veterinario de urgencia, donde fue diagnosticada con parásitos y debió recibir un baño y un tratamiento para que se recuperara rápidamente. Y si bien podía desconfiar de las personas por su pasado, lo cierto es que Nala solo estaba impresionada del amor que estaba recibiendo.

Y no quería perderlo por nada del mundo.

Charley Walton

Lo bueno es que Charley Walton, su nueva mamá, tampoco estaba dispuesta a abandonarla y una vez que se recuperó, la llevó directo a su nuevo hogar.

Aunque pensaban que tal vez podría tomarle tiempo acostumbrarse, sobre todo por haber vivido siempre en el exterior, Nala les demostró a todos que estaban totalmente equivocados. Ella desde el primer momento les demostró que se sentía en casa.

«La cola de Nala se vuelve loca cuando está feliz», le dijo a The Dodo Charley, quien además recordó que en el primer momento en que entró, se veía totalmente emocionada. «Ella no parecía nerviosa ni triste. Literalmente pura felicidad«.

Charley Walton

Y cuando conoció su primera cama, no podía creer tanta suavidad. Aunque cuando supo que también podía dormir con las personas que la amaban y la cuidaban como nunca, descubrió que no había nada mejor que eso.

Charley Walton
Charley Walton

No hay dudas de que ahora es una perrita totalmente feliz.

Puede interesarte