Por Cristofer García
22 junio, 2022

Este canino de Argentina, llamado Heimdall, ahora forma parte de este equipo de apagafuegos quienes desarrollan su gran potencial.

El abandono animal nunca debería ser una opción, porque existen otras formas para que la mascota no sufra, como ofrecerlas en adopción o llevarlas a un refugio. Sin embargo, aunque sigan existiendo peludos tirados en la calle, ellos demuestran que son muy valiosos, como lo hizo Heimdall.

Este perrito de unos 7 años fue encontrado en estado en abandono en La Falda, en Córdoba, Argentina, y fue trasladado hasta el refugio Seguridad Animal La Falda, donde lo resguardaron.

Municipalidad de La Falda

No obstante, Heimdall parecía no ser un perro cualquiera, sino que su salvadora vio en él habilidades especiales que podrían servir para trabajar en cuerpos de rescate. Por ello, Marina Perciavalle, encargada del albergue y también adiestradora de animales, supo que los talentos de este perrito serían útiles en los Bomberos.

Marina Perciavalle vio grandes habilidades en el animal y no dudó en contactar al jefe de Bomberos, Gabriel Molina, para ofrecerle el entrenamiento para el rescate de personas vivas“, informó la municipalidad de La Falda en su cuenta en la red social Facebook.

Bomberos de La Falda

De esta forma, rápidamente el canino encontró una familia. “Tras una exitosa gestión, este perrito no solo está siendo adiestrado sino que además consiguió ser adoptado por un miembro del cuartel“, agregó la alcaldía.

Este peludo había sido visto corriendo entre vehículos por una avenida en esta localidad, por lo cual vecinos alertaron de la situación, que ponía en riesgo la vida del propio animal.

Municipalidad de La Falda

Con suerte, el can llegó a las manos correctas, porque este refugio no solo se dedica al rescate de los animales abandonados sino que también hacen la labor de reeducarlos. Ahora, Heimdall, como decidieron llamarlo los apagafuegos, será entrenado Marina y Nayle, la bombera que lo adoptó.

“Dependiendo del perro que tengamos en frente, es cuando empiezo la evaluación. Y a este perro lógicamente se le vio las aptitudes necesarias como una de las cosas que nosotros necesitamos cuando entrenamos para búsqueda y rescate, que es lo obsesivo compulsivo por el juego“, comentó Marina en conversación con VíaCarlosPaz.

“El perro no lo está tomando como un trabajo (…) todo tipo de trabajo que hace el perro, el perro está jugando. Y él sabe que después de encontrar a la persona que se le marcó como perdida, tiene su pelota y el vínculo con el dueño con quien juega y explota de alegría“, agregó la adiestradora.

Municipalidad de La Falda

Este peludo vio mejorar su calidad de vida de un día para otro y ahora carga una enorme responsabilidad sobre su espalda.

Puede interesarte