Por Luis Lizama
12 septiembre, 2019

Su triste mirada sólo pedía una cosa: no sufrir más.

Abandonados y sin esperanzas ni vida, deambulan por las calles sin recibir siquiera una mirada. Son millones los animales, puntualmente los perritos, que circulan como fantasmas en las calles. Este pequeño quedó sin caminar, no se sabe si por golpes o algún atropello. Ya se había resignado.

Tenía una lesión en la médula espinal que le impedía moverse, pero de manera inexplicable pudo llegar hasta un almacén abandonado. Quiso alejarse del ruido, de la gente, del daño, para morir tranquilo. 

Afortunadamente todavía existen personas de buen corazón, quienes contactaron con la Animal Aid Unlimited, para ver si podían ayudarlo. Ellos se trasladaron hasta donde estaba «Alby» y se lo llevaron.

Animal Aid Unlimited

En primera instancia, pensaron que tenía un trauma en la espina dorsal, pero sólo tenía una lesión que le impedía caminar. Pasaron 10 días y mejoraba, pero seguía sin caminar bien. Al mes, con tratamiento médico, mucho amor y comida, Alby había mejorado.

Animal Aid Unlimited

Y es que resultó ser un pequeño juguetón que solo sabe dar amor. Pasó de tener esa triste y profunda mirada a mover su cola ante la más mínima demostración de cariño. Ahora vive junto a sus hermanos y familia perruna, donde disfruta de cada momento y caricias.

Animal Aid Unlimited

No nos queremos imaginar lo que hubiese pasado con Alby, si la organización de rescate no hubiese llegado a tiempo. El antes y el después lo dice todo, perdió esa mirada de impotencia, de tristeza y pasó a ser un fiel compañero. 

Puede interesarte