Por Daniela Morano
2 septiembre, 2019

Así como ella cuidó de él cuando lo rescató siendo cachorro, ahora él hará lo mismo con su nuevo hermanito.

La familia de Biscuit primero lo adoptó temporalmente cuando era un cachorro, pero no tardaron en enamorarse de él. En poco tiempo decidieron que no podrían devolverlo pues ya era como parte de la familia. En el último año desde que lo adoptaron, Biscuit se ha convertido en parte fundamental del hogar.

“Es muy tierno, cariñoso, y le gusta que le presten atención. Siempre quiere ser el centro de atención. Es básicamente un niño”, dijo Elisabeth Dunn Price, su dueña, a The Dodo.

Elisabeth Dunn Price

Price tiene 36 semanas de embarazo y fue diagnosticada con gravidarum de la hiperemesis, una condición que causa nauseas severas durante el embarazo, y Biscuit se da cuenta de esto. Desde el primer día que Dunn vomitó, el pequeño estuvo a su lado consolándola, y ahora cada vez que ella está en el baño, Biscuit está ahí esperándola en caso de cualquier cosa.

Elisabeth Dunn Price
Elisabeth Dunn Price

“No importa si estoy enferma toda la noche, se queda despierto. No duerme hasta que yo estoy acostada. No se va del baño ni para comer ni beber agua. Se queda conmigo, aunque sean 8 o 12 horas seguidas. A veces se duerme un rato, pero se despierta de inmediato para estar atento”.

Price ahora deja agua y comida para Biscuit en el baño porque sabe que él no la dejará por nada del mundo. Ella estuvo para él cuando era un cachorro, y él ahora hará lo mismo por su amada dueña.

Elisabeth Dunn Price
Elisabeth Dunn Price

“Es mi sombra. Siempre está conmigo, día y noche. Incluso si no estoy enferma, está conmigo viendo televisión”.

Price dará a luz en 3 semanas y está muy emocionada porque Biscuit conozca a su hermanito, Noah, a quien sabe que protegerá tanto como a ella. “Creo que serán mejores amigos”.

Puede interesarte