Cuando cree que el agujero es lo suficientemente grande para que quepa su cuerpo, él se acomoda y lo cubren de arena.

En más de algún paseo a la playa hemos sido testigo de entierros en la arena de familiares, amigos o incluso hasta mascotas. Y aunque parezca algo gracioso, siempre me pareció un poco abusivo enterrar a un animal, pues de seguro no tiene idea de lo que le están haciendo.

Si bien a la mayoría de los perros les encanta ir a la playa porque pueden bañarse en el mar, correr libremente, jugar con otros perros, y hacer un montón de travesuras, no a todos les gusta el momento en que a sus dueños se les ocurre hacer con ellos un monumento en la arena.

Sin embargo, después de ver este video, cambié de parecer.

Youtube@ViralHog

Resulta que un perrito lejos de querer correr hacia el mar cuando va de paseo a la playa, se queda esperando en la arena para que lo entierren. Él mismo comienza a cavar su propio agujero para incentivar a su dueño a hacer lo mismo y así pueda estar bajo la arena más rápido.

De acuerdo a las imágenes, el perrito cava desesperado la arena mientras su dueño lo ayuda, y cuando él considera que ya el agujero es lo suficientemente grande para que quepa su cuerpo, se acomoda solo y se queda quieto esperando que su mejor amigo le dé una mano y lo cubra.

Youtube@ViralHog
Youtube@ViralHog

Así que tal como él quiere, su dueño comienza a arrastrar la arena hacia su cuerpo hasta cubrirlo casi por completo, dejando solo sus patas y la cabeza afuera, para que respire y pueda sentir la brisa marina.

Luego, como si se tratara de una especie de terapia de relajación, él comienza a cerrar los ojos, a punto de dormirse.

Youtube@ViralHog

Si no lo crees, aquí está la prueba:

Puede interesarte