Por Valentina Miranda
11 mayo, 2022

En Feira De Santana (Brasil), una pareja de ancianos y su enfermera no estarían con vida de no ser por Bob, la mascota de la familia que advirtió con un trapo en llamas sobre el accidente que terminó destruyendo su casa. Afortunadamente todos salieron sanos y salvos.

El que los perritos no puedan hablar como nosotros, no significa que no sepan comunicarse. Puede que no siempre les entendamos, pero ellos se esmeran en que logremos hacerlo, después de todo es fundamental para cuidarlos. Una mirada, un ladrido o un gesto suele ser más que suficiente para entregar un mensaje que podría salvarnos la vida.

En el municipio de Feira De Santana, ubicado en el estado de Bahía (Brasil), un incendio afectó la casa de una familia que pudo perder la vida de no ser por la mascota que les advirtió sobre el peligro con anticipación.

Felipe Pereira

Aline Lustoza, de 82 años, y su esposo Ivaldo Ferreira Lustosa, de 86, se encontraban en su casa aquel día, además de la enfermera Luciene que cuida de él por padecer Alzheimer y estar postrado en una cama, y el perrito Bob.

Todo comenzó durante la madrugada en que Bob andaba por la casa y tomó un trapo que acostumbra llevar para ir a la habitación de Ivaldo, donde se encontraba la enfermera. Tenía un mensaje importante que decirle. “Él tomó esta tela, que estaba en llamas, y fue a llamar a la enfermera. Luego vino a mi habitación, ella (la enfermera) regresó y vio el ventilador”, detalló Aline a G1.

Felipe Pereira

Fueron por agua para apagar el fuego de la cama de Aline, sin pensar que este seguía dentro al ser una caja. En cuanto notaron que las llamas iban creciendo, la enfermera cargó al paciente y lo sacó de la casa. Aline también abandonó el lugar con el perrito.

Todos alcanzaron a escapar sanos y salvos mientras los bomberos iban en camino para combatir el incendio. Apagar las llamas les tomó horas, y pese a que la casa quedó destruida, cumplieron la misión con éxito porque ninguna vida se perdió.

Felipe Pereira

La más contenta por esta noticia es la hija de Aline, Ivaline, quien asegura que de no ser por el perrito, el final de la historia hubiese sido distinto. “Estoy emocionada, gracias a Bob y Luciene, que llevó a mi padre en brazos, llamaron a mi madre y los salvaron del fuego. La cama de mi madre estaba en llamas cuando él ladró”, comentó a G1.

Ivaline contó que Bob vivía con su hermana, pero después se mudó con su madre. Un cambio que no deja de ser curioso porque si no hubiera ocurrido, la pareja de ancianos no habrían tenido a alguien más que los cuide. “Bob significa mucho para nosotros. De repente todo terminó, pero mis padres están bien, gracias a Dios”, dijo al medio.

De eso Aline también puede estar segura. “Bob fue un héroe. Yo estaba profundamente dormida, la salida del ventilador estalló y se incendió”, comentó la mujer a G1. Nunca hay que ignorar a los animales.

Puede interesarte