Por Diego Aspillaga
12 mayo, 2020

Siempre caminando con un canasto en su hocico, este tierno animal se transformó en toda una celebridad local mientras recorre la ciudad ayudando a su familia.

“Niño” es un integrante más de la familia. Y como cualquier otro miembro del grupo familiar, también tiene sus responsabilidad para aportar en casa. 

Además de jugar con su dueño, encargarse de la seguridad del hogar y asegurarse de entregar y recibir caricias cada vez que sea necesario, este obediente animal aprendió a hacer otras tareas para ayudar a su amo a funcionar. 

Conexión Capital

Cuando su dueño tenía que salir a comprar, este perrito lo acompañaba con una cesta en el hocico que usaba para alivianar la carga de sus humano, José Ever Henao (62), y poder hacer de las compras algo más fácil para el.

“No tengo esposa, no tengo hijos, no cuento con una familia. Él para mí es mi niño, yo lo llamo niño”, dijo a Conexión Capital.

Y ahora, con la cuarentena impuesta por el coronavirus, “Niño” tuvo que aprender a hacer las compras por sí mismo. 

Conexión Capital

Este formidable can está al tanto de las medidas de encierro provocadas por la pandemia y que afectan a José, quien no pueden salir del hogar a menos que sea estrictamente necesario.

Ante la situación, el tierno animal decidió salir él mismo a la calle a hacer los mandados y comprar los víveres necesarios para que su familia se alimente. El perrito es inmune al COVID-19 y aprovecha esa ventaja para aportar al hogar.

Con un arnés con su información y un canasto en su boca, el animal sale de su casa y se dirige a la tienda sin desconcentrarse ni perder el ritmo. Ya en el local comercial, los responsables del lugar leen la lista de compras, toman el dinero de su cesta y lo intercambian por los alimentos que el perro se comprometió a comprar. 

Conexión Capital

Ya con los productos en su canasto, “Niño” se devuelve tranquilo a su casa y disfruta de las caricias que ganó después del gran trabajo realizado. 

Gracias a su responsabilidad, compromiso con su dueño y amabilidad con la gente, “Niño” se ha transformado en toda una celebridad en la localidad de Puente Aranda, Colombia. 

“La confianza que él le da a la gente es genial” y “es un perro muy noble, muy inteligente, muy especial y educado” son sólo parte de los comentarios de los vecinos de Niño, quienes lo admiran y lo consideran una parte esencial de su barrio. 

Conexión Capital

El perrito de José ha causado tal impresión en su barrio que muchas personas le han ofrecido dinero para comprárselo y llevárselo a sus casas. José, estoico, nunca las ha aceptado: “Niño” es parte de la familia, y la familia no se cambia por nada.

“Me han echado 500 mil pesos al bolsillo por él, incluso me han pedido que lo ponga en una camioneta para llevárselo y yo les digo ‘no señor, no estoy vendiendo a mi perro, ¿acaso le vé un precio?'”, dijo.

Los perros no dejan de sorprendernos.

 

 

 

Puede interesarte