Por Antonio Rosselot
10 diciembre, 2019

George, un Jack Russell de 11 años, cayó desde una altura de 12 metros en las costas de Northumberland (Inglaterra). Fuera de un pequeño rasguño, el perro no sufrió lesiones severas: sólo recordará la experiencia como un gran susto.

Esta es de esas situaciones en que los astros se alinean a la perfección y evitan una debacle que parece ser de vida o muerte.

George, un pequeño perro Jack Russell de 11 años, está recuperándose en casa tras caer desde una precipicio de 12 metros de altura directamente a un lecho de rocas, en las costas del condado de Northumberland (Inglaterra).

North News

Phil Hogg, su dueño, cuenta que salió a caminar acompañado de su hija Evie hasta que se dio cuenta de que George, un regalo de sus padres cuando él era joven, no aparecía. Cuando lo vio en el pie del acantilado y yaciendo sobre las rocas, se dio cuenta que no podía bajar a rescatarlo, así que llamó a los guardacostas para pedir ayuda y se sentó a esperar lo peor.

Afortunadamente, la mascota fue rescatada por la Tynemouth Volunteer Life Brigade, quienes lo engancharon en una camilla y lo subieron a zona segura. Para la sorpresa de todos, George se salvó sin ninguna herida de gravedad.

North News

«[Yo] estaba fuera de sí. Le gritaba, pero él me miraba muy confundido. Estaba preocupado de que estuviese herido y que yo no estaba en ese minuto con él. Sólo fue una caminata normal, la que hacemos siempre. Normalmente amarro a George cuando llegamos al área del césped, pero ahora simplemente había desaparecido. El último lugar donde pensé que podía estar era en el fondo de un acantilado».

Phil Hogg a Metro

Además, Phil comentó que George no es precisamente un perro curioso, así que hasta el día de hoy no se explica qué puede haber pasado para que George decidiera lanzarse al vacío de esa manera.

«Es completamente raro viniendo de él. La gente dice que los Jack Russell persiguen a los conejos, pero él es el opuesto a eso, probablemente correría en dirección contraria. No sé lo que puede haber pasado por su cabeza».

Phil Hogg a Metro

North News

El hombre cuenta que después del incidente, George fue llevado inmediatamente a casa ya que todos pensaban que tenía lesiones de gravedad, pero afortunadamente sólo tuvo un pequeño rasguño en una de sus piernas. Phil dice que George ha estado bastante quieto estos días, pero que de todas maneras lo han mimado muchísimo con galletas y pollo.

North News

Un mínimo de cariño para un travieso que rompió el saco con toda su curiosidad, ¿no?

Puede interesarte