Por Catalina Maldonado
22 junio, 2022

Calah Rose, pasó 13 años con su perro Bleu, hasta que fue diagnosticado con cáncer terminal. Para despedirlo, ella le regaló toda la comida que siempre amó.

Para aquellos que amamos a los animales, las mascotas se vuelven verdaderos compañeros de vida, y es que el cariño y alegría incondicional que tienen hacen que cualquiera se enamore de ellos. Por eso, a todos nos gustaría que fuesen eternos, aunque sabemos no es así.

Debido a ese gran cariño, una mujer decidió darle la mejor de las despedidas a su perrito cuando este fue diagnosticado con cáncer y debía ser sacrificado.

Calah Rose

Calah Rose, de 32 años, quedó absolutamente devastada cuando su perro de 13 años, Bleu, fue diagnosticado con cáncer agresivo el año pasado. Para ella, su can había sido su mejor compañero desde que lo adoptó con seis semanas de edad. 

“Nunca he estado sola porque él siempre ha estado a mi lado”, dijo Calah al enterarse de esta trágica noticia.

Calah Rose

En agosto del año pasado, Bleu comenzó a mostrar signos de enfermedad, y casi un año después, Calah recibió la devastadora noticia de que no viviría mucho más: “El veterinario me dijo que su cáncer era demasiado agresivo y que necesitaba considerar la eutanasia”, dijo su dueña.

De esa forma, esta sensible dueña decidió organizar un fin de semana inolvidable para su anciano perrito. Uno repleto de sus actividades favoritas, y también de sus platos de comida preferidos. 

Calah Rose

“Lo llevé al parque, al lago para perros y a la tienda de mascotas. Consiguió varios vasos para cachorros de Starbucks y Dunkin’ Donuts, y escogió el hueso más jugoso de la tienda”, dijo Calah.

Finalmente, Calah esperó hasta sus últimos dos días en la tierra antes de comenzar a alimentarlo con comida humana, para que no le irritara el estómago.

Calah Rose

Desde tacos hasta macarrones con queso, pizza y KFC, Calah dejó que Bleu disfrutara de su última cena sin preocuparse por nada: “Pasamos el último fin de semana comiendo todas sus delicias humanas favoritas, porque sabía que en solo dos días tendría que devolverlo al cielo”.

Al compartir esta historia, Calah tuvo como propósito aconsejarle a otros dueños de perros a disfrutar a sus mascotas y amarlos hasta el último día.

Puede interesarte