Por Lucas Rodríguez
26 noviembre, 2021

Eddie es un border collie anciano, pero al que aún le queda mucho espíritu. Es por esto que su dueño se ha negado a abandonarlo, incluso cuando todo parecía perdido.

Todos tenemos claro que por mucho que puedan llegar a tener una influencia y lugar irremplasable en nuestras vidas, los perritos solo estarán en ella por una fracción de los años que una persona pasa en la tierra. A diferencia de nosotros, que a nuestros diez años estamos recién entrando en las primeras etapas de la adolescencia, los cachorros ya comienzan sus años dorados al cumplir una década. Este es un momento en que comienzan a necesitar más ayuda y comprensión de nuestra parte. 

Así mismo, debemos tener cuidado: sus sentidos ya no estarán tan agudos como antes.

Vets Now

Ese ha sido el dilema en el que se ha encontrado el dueño de Eddie, un border collie de doce años, especialmente luego de que sufriera un grave accidente: 

“A la edad de Eddie, creo que algunos propietarios de perros podrían, comprensiblemente, haber tomado la decisión de que no era viable intentar salvarlo. Pero no podría haber vivido conmigo mismo si no le hubiéramos dado todas las oportunidades posibles de recuperarse, dado que los veterinarios consideraban que había una posibilidad”

–Robin Murray para Metro.uk

Vets Now

El accidente en cuestión no fue uno, sino que dos encuentros frontales con un coche en movimiento. A pesar de que Eddie pertenece a una de las razas más ágiles y capaces de todos los perros, su avanzada edad le quitó algo de sus habilidades. Fue así como terminó por ser atropellado por un coche en dos ocasiones, fracturándose varias costillas y sufriendo graves heridas. 

Algunos veterinarios le dijeron a Robin que no sería antiético considerar la eutanasia, pero él se decidió a estar del lado de su cachorro: 

“El veterinario le salvó la vida. Había trabajado anteriormente para Vets Now y nos recomendó que trasladáramos a Eddie allí para que lo cuidaran durante la noche, así que eso fue lo que hicimos. El equipo de la clínica de emergencias para mascotas de Gateshead trabajó durante toda la noche para estabilizar al perro”

–Robin Murray para Metro.uk

Vets Now

Eddie realizó una recuperación que solo pudo ser descrita por los veterinarios como “milagrosa”. Esto debido a que fue capaz de recuperar el total funcionamiento de su cuerpo, sin quedar siquiera con secuela alguna al largo plazo. 

Ahora Eddie continúa haciendo algunas de sus actividades preferidas, como lo es acompañar a su dueño por caminatas largas por la naturaleza. 

Puede interesarte