Por Luis Lizama
28 julio, 2020

Vive frente a un colegio, donde bajaban diariamente los niños del autobús y se detenían para darle unas caricias. Ahora, el confinamiento le ha quitado a sus amiguitos.

El coronavirus ha cambiado muchas cosas de nuestra sociedad. La forma en que nos relacionamos, conversamos y muchas otras cosas ya no serán como antes. Ojalá sea para bien, con mayor solidaridad, amor y bondad. Debemos valorar las pequeñas cosas, como estar en casa o acariciar nuestras mascotas.

Este pequeño perro está pasando por lo mismo, anhelando y extrañando más que nunca lo que le ha quitado la pandemia: El cariño de sus estudiantes. Espera en la puerta con ansias, sentado por horas, a los niños que solían acariciarlo y que ahora ya no están. 

Tranquilo, amiguito, ya volverán los escolares.

A través de un video de Tiktok, un joven compartió el video del animal, en una triste imagen, donde primero se le ve siendo acariciado, feliz. En la siguiente toma ya está solo, sentado y esperando.

Es inevitable pensar en lo mucho que significa para él esa caricia, que ahora ya no tiene. Lo mismo que han sentido miles de personas, que se han confinado, dejando de visitar seres queridos y valorando lo que antes, quizás, no era tan importante.

Imagen referencial – Pixabay

El COVID-19 obligó a cerrar escuelas, suspender clases y todo evento que reúna muchas personas. Pero no sólo los estudiantes lo han pasado mal, sino todo lo que giraba en torno a ellos.

Este pequeño can también ha sufrido, demostrándonos la lealtad y amor que son capaces de entregar los animales.

No hace explotar el corazón de tanta ternura

Tiktok Brandon mavil

Según algunos comentarios, la situación ocurrió en México, pero sigue siendo un misterio.

Nos hace recordar a nuestras mascotas, que se alegran y mueven su cola, llorando de felicidad al vernos llegar del trabajo. Para ellos significa mucho, para uno pasa desapercibido.

Si para algo ha de servirnos el coronavirus, que sea para valorar las pequeñas cosas.

Puede interesarte