Por Cristofer García
7 enero, 2021

Benito demostró ser leal a su dueña hasta el último día. Aunque no supere su pérdida física, el peludo fue rescatado y se encuentra en recuperación.

El amor de los perros es para toda la vida. Así lo demuestran cada vez estos amigos peludos, que parecieran negarse a aceptar la partida de sus familiares humanos. Ellos podrían estar esperando el tiempo que sea necesario para verlos volver, aunque esto nunca ocurra.

Este es el caso de Benito, como es conocido este perrito que recientemente demostró su gran lealtad. El can vio por última vez a su dueña en la puerta del Hospital de Lambaré, en Paraguay, cuando ingresó por complicaciones asociadas al COVID-19. A pesar de que la mujer falleció, Benito no se movió de la entrada del centro médico.

Unsplash (foto referencial)

Según reseñó el medio local Extra, la mujer estuvo al menos 8 días internada en el hospital hasta que la enfermedad ganó la batalla. En todo ese tiempo, el perrito no fue a ningún lado, como queriendo dejar claro que solo se iría con su madre humana.

“Algunos de los funcionarios del hospital se compadecían de él y le daban los restos de comida, pero casi no comía, está muy triste“, dijo la activista Patricia Ruiz Díaz, de la organización “Marcando Huellas“, en conversación con Extra.

Patricia Ruiz Díaz

Fue esta organización a favor de los derechos de los animales la que tuvo que hacerse cargo del peludo, que con la pérdida de su madre ya no tenía dónde ir. Según contó Ruiz Díaz, Benito estaba tan triste por no ver de nuevo a su dueña que no quería comer y estaría enfermo, pero esperan que mejore con el tiempo.

“El COVID trae muchas víctimas y también son las mascotas. Hoy nos alegró mucho que Benito haya despertado con más ánimos, ya movía la cola y andaba detrás de la veterinaria”, expresó.

Patricia Ruiz Díaz

Este can sería de alrededor de 5 años de edad y, de acuerdo a su conducta, era muy apegado a su madre. Lo siguiente en la vida de Benito es recuperarse de salud, al padecer una enfermedad que lo sangrar cuando va al baño. Cuando esté recuperado esperan darlo en adopción.

Unsplash (foto referencial)

“Al parecer, los familiares del perro no se quisieron hacer cargo de él, porque se quedó ahí desamparado, en la espera de su dueña“, comentó Ruiz Díaz.

Puede interesarte