Por Daniela Morano
14 marzo, 2019

Pues ya era hora de jugar.

Los perros son tan leales con sus dueños que a veces esa lealtad bordea en la locura. Por ejemplo, pueden seguir a su humano hasta donde sea que vaya, aunque eso signifique caminar horas y horas detrás de él. O, si lo piensan bien, hasta se dejan andar atados a una correa con tal de pasear y estar junto a su amo. Todo suena muy normal pues es algo que vemos día a día, pero no por eso menos extraño.

¿Se imaginan salir a pasear con un leopardo atado a un correa? Pues no, porque no es normal.

info7.mx

De todas maneras, parece que el mejor amigo del hombre disfruta tanto de su compañía que mucho no le importa salir así de vez en cuando. En el caso de este perrito en Ciudad Victoria, México, era tanto lo que extrañaba a su pequeño amo que decidió ir hasta la Secundaria General No.9 para esperarlo.

info7.mx

En dos patas y afirmado en la ventana, el perro de color negro se mantuvo asomado un buen rato hasta que se percató que su amo no saldría pronto.

info7.mx

Entonces se sentó y luego simplemente se echó a dormir frente a la puerta, ansioso por jugar y ser acariciado por su fiel dueño.

La foto ha dado la vuelta en redes sociales, generando reacciones de ternura por el lindo gesto del perro.

Puede interesarte