Por Cristofer García
19 noviembre, 2020

“Su caja estaba llena de orina. Obviamente, estaba sufriendo un golpe de calor y hambre”, informaron sus rescatistas. Ahora Rusty se encuentra en recuperación.

Si abandonar a un perro ya era un crimen, hacerlo con la intención de que sufra, y posiblemente muera, es un acto aún más reprochable. Este es el caso de un pequeño perro que fue encerrado en un baño portátil, dentro de una caja, soportando unos 54 grados centígrados de calor. Se salvó de milagro.

Afortunadamente, Rusty, como llamaron al peludo, fue encontrado por una mujer que salió a pasear a su propio perro. En el camino el can olió algo extraño en este baño en una construcción y se acercó a averiguar.

Rusty Rags to Wags

“El viento abrió un poco la puerta (del baño). Lo suficiente para que Annalise echara un vistazo al interior. Vio una caja. En esa caja estaba lo que parecía ser un perrito inconsciente. Su caja estaba llena de orina. Obviamente, estaba sufriendo un golpe de calor y hambre”, informó Rusty Rags to Wags, página de Facebook dedicada a apoyar la causa de este perro.

Rusty Rags to Wags

“La temperatura dentro de este baño portátil era de unos 130 grados (fahrenheit, alrededor de 54 grados centígrados). Sacó la caja e inmediatamente, llamaron al 911, le dieron agua, usaron cortadores de pernos para abrir la caja. Fue llevado al veterinario para ver si podía salvarse”, agregaron en la publicación.

Rusty Rags to Wags

Lo que genera más indignación es que la caja estaba atornillada, como si se tuviera la intención de que el perro no pudiera escapar. Con ese acto cruel sometieron a Rusty a vivir un infierno que le pudo costar la vida.

Esto ocurrió en el condado de Glynn, en Georgia, Estados Unidos, donde los activistas a favor de los derechos animales esperan que las investigaciones llevadas por las autoridades den con los responsables. Muchos se han solidarizado con la causa de Rusty.

Rusty Rags to Wags

“Rusty ya ha capturado los corazones de muchos. Ojalá las autoridades puedan capturar a los responsables. Esto nunca debió de haber pasado. Rusty no merecía ser tratado así. Nadie lo merece. Ni siquiera puedo imaginar qué tipo de ser humano es capaz de hacer esto. Solo puedo esperar que coseches lo que siembras”, comentaron.

Rusty Rags to Wags

Debido a la gravedad en la que se encontraba este canino, ha necesitado atención veterinaria y cumplir un proceso largo de rehabilitación, para poder recuperar su salud. Esperan que pueda encontrar un hogar tan pronto como esté sano.

Puede interesarte