Por Luis Aranguren
8 agosto, 2019

Su dueño pensó que ya no le servía para nada, pero debajo de toda esa grasa estaba el más activo y cariñoso perro de todos.

Los veterinarios lidian a diario con gran cantidad de problemas que esperan solucionar rápidamente, desde fracturas a enfermedades crónicas que pueden sufrir nuestras mascotas. Pero lo peor de su día es cuando les toca sacrificar a uno de esos animales.

Ellos estudiaron para salvar sus vidas y no existe nada más desgarrador que tener que arrebatarlas. Fue así como el veterinario que atiende a Kai llamo a Misfits of Alberte Animal Rescue, pues el dueño de este magnífico golden retriever pidió que lo sacrificaran por su sobrepeso.

Facebook/ Kai

No era algo tan grave y tenía solución, pero requería tiempo y sobre todo dedicación por lo que le dijo a su dueño que se fuera y él se haría cargo según Good Morning America.

Facebook/ Kai

Una vez la fundación lo recogió una de sus cuidadoras llamada Pam Heggie se enamoró de inmediato, por lo que se comprometió con la meta de ayudarlo a perder peso. Fue así como en un año logró que perdiera 45 kilogramos de los 73 que tenía anteriormente.

Facebook/ Kai

Cada vez que Pam miraba a Kai veía dentro de él muchas ganas de vivir pero sobre todo admiraba el esfuerzo por estar en forma. No podía creer cómo se veía y era un logro obtenido por ambos, trabajando como equipo.

Facebook/ Kai

Al comienzo no sabía cómo tratarlo pero el veterinario fue claro cuando le dijo: «cualquier cosa que hagas ayudará a ese perro». Al comienzo tardaba hasta 20 minutos en subir las escaleras pero tres paseos al día por todo un año bastó para que disminuyeran a 120 segundos.

Facebook/ Kai

Pero no solo corría, Kai también hizo terapia de agua y demostró ser un excelente nadador. A pesar de lo cansado que podía estar, siempre sonreía pues después de cada ejercicio venían una sesión de caricias intensas.

Facebook/ Kai

Ahora solo pesa 33 kilogramos y es muy sano, puede llevar el paso de otros perros sin terminar jadeando. Gracias al veterinario que vio esperanza en él, es un perro sano y feliz.

Facebook/ Kai

Puede interesarte