Por Diego Cid
22 diciembre, 2017

“Tomará meses para poder rehabilitarlo”, declara su cuidadora…

Probablemente tu rostro te parecerá de lo más tierno, pues desde pequeños tenemos la tendencia a relacionar a los osos de esta forma gracias a los peluches. Sin embargo, tendré que decirte que en realidad no es un oso, y a pesar de lucir totalmente tierno, no ha tenido una vida fácil.

Le llamaron Medvebaka, una mezcla de la palabras rusas “oso” (Medved) y “perro” (Sobaka), pues este can tiene un increíble parecido con el temido y admirado depredador.

Su foto fue compartida por el refugio que le busca un hogar y se volvió rápidamente popular en las redes sociales por su particular característica, ya que su cabeza tiene la misma forma que la de un oso negro.

Polina Kefer

Su historia, en tanto, no es tan linda. Su figura se debe a que probablemente es una cruza de chow chow y otro perro de hocico largo. Se cree que sus criadores lo vendieron como perro de raza, pero al crecer demostró que no lo era.

Lo que causó que sus dueños lo abandonaran como si “se tratase de un juguete descompuesto”, según Polina Kefer, voluntaria del refugio de animales Nash Dom.

Polina Kefer

“Esta tan estresado que pelea y muerde. Creemos que tomará meses para que pueda volver a socializar. Ya se le intentó dar un hogar, pero se escapaba y no quería contacto humano.

Se escondía en su jaula y se negaba a salir. Odiaba usar correa y no tenía ningún tipo de interés en hacer amigos. Probamos con las mejores comidas, pero tomará mucho tiempo para que pueda confiar en la gente de nuevo”.

Polina Kefer

A pesar de que llamó mucho la atención a través de internet, poca gente realmente apoyó a Medvebaka con sus vacunas y ofreciendo comida.

Ahora sus cuidadores esperan que se pueda rehabilitar pronto.

Puede interesarte