Por Lucas Rodríguez
7 octubre, 2021

Como si no fuera suficiente con que es un cachorro de pelo sedoso y pequeñas patitas, Burreaux tiene esta particular gracia.

La realidad es triste pero inevitable: hay más perros en el mundo que gente con la capacidad y la disposición para cuidar de ellos. Por mucho que nos gustaría ver que todos los perritos del mundo tuvieran un plato de comida frente a ellos y una familia para darles cariño y estar atentos si es que empeora su salud, muchos de ellos nunca conocerán esa vida. La mejor apuesta a la que muchos de ellos pueden recurrir, es a vivir en un refugio. Ahí tendrán un techo, comida y vacunas, pero tendrán que repartirse la atención de los cuidadores con todos los demás perros. No serán especiales, pero es mejor que vivir en las calles.

@HSNWLA

Teniendo tantos perritos en un solo lugar siempre da para que todo tipo de historias salgan de las paredes del refugio y nos lleguen a los que vivimos fuera de la tierra de los canes. Algunas son poco alentadoras, como las de perritos que a pesar de haber sito tratados con todas las preocupaciones y atención necesarias, sucumbieron a alguna enfermedad o a las heridas que sustentaron en un accidente.

Pero aparte de ellos, están los que logran tener una vida feliz, dándoles a los cuidadores las gracias por cuidar de ellos todos los días, usando su afecto y su eterna capacidad para jugar y divertirnos.

@HSNWLA

Un perrito llamado Burreaux, perteneciente a la Humane Society of Northwestern Louisiana, ha cautivado no solo a los cuidadores de su refugio, sino que también a todas las demás visitas que asisten a darles un poco de tiempo, cariño y comida a los perritos huérfanos. Lo que ha destacado a Burreaux de los demás, es que cuando se le habla con una voz aguda y tierna (esa que todos usamos para hablar con los cachorros, aunque no nos guste admitirlo), él responde con un gesto muy particular. 

A diferencia de otros perritos que bajarían la cabeza o moverían la cola, Burreaux sonríe como lo haría un niño. Muestra una sonrisa repleta de dientes de perro bebé. Los encargados han dicho que su sonrisa es totalmente devastadora: no hay nadie que se aguante de acercarse y darle un poco de cariño, luego de ver algo así de adorable. Sus otros dos hermanos, Joe y O, son sus compañeros de reparto en los shows del refugio.

@HSNWLA

Pero es Burreaux quien se lleva toda la atención y los aplausos.

Puede interesarte