Por Antonio Rosselot
3 septiembre, 2021

Coco fue resignado en 2019 por su familia anterior y, aunque es un animal muy dulce y cariñoso, el refugio donde vive en Filadelfia (EE.UU) ni siquiera ha recibido una solicitud de adopción en los dos años que el perrito lleva allí. Mientras tanto, Coco sigue esperando pacientemente.

Los invitamos a conocer la triste historia de Coco, un adorable perrito que ha tenido que soportar la indiferencia de los seres humanos justo en el momento en que más lo necesita.

Resulta que este pequeño, ahora de dos años, llegó en 2019 a as dependencias de Main Line Animal Rescue (MLAR), un albergue ubicado a las afueras de Filadelfia (EE.UU), después de haber sido resignado por sus dueños anteriores.

Main Line Animal Rescue

La gente del refugio hizo todos los esfuerzos para que el perrito fuese adoptado lo antes posible, pero no hubo suerte y se tuvo que quedar un tiempo en las dependencias del albergue esperando su nuevo hogar definitivo. El problema es que ya lleva más de setecientos días aguardando.

Así es, luego de dos años viviendo en las dependencias del albergue, Coco no ha recibido siquiera una solicitud de cita para conocer a una potencial familia, y mucho menos una solicitud de adopción. De acuerdo a una de sus cuidadoras, todo pasa por la primera impresión que da.

Main Line Animal Rescue

“Coco es muy cauteloso con los extraños, pero una vez que sabe que no quieren hacerle daño y que puede confiar en ellos, es un niño cariñoso y juguetón (…) Coco es un perro grande con problemas de confianza y la mayoría de la gente busca un perro que se adapte de inmediato, pero Coco tardará un tiempo”.

—Heidi Mottin, voluntaria de MLAR y cuidadora de Coco, a The Dodo

De todas maneras, Coco se ha acostumbrado a circular por los pasillos de la protectora y estar acompañado de los voluntarios que trabajan en el lugar, además del resto de los animales. Sin embargo, su cuidadora dice que esa es la gran razón de porqué se muestra tan nervioso en un comienzo: un ambiente tan estresante y lleno de perros no lo ayuda precisamente a relajarse, además de lo monótona que es la vida allí.

Main Line Animal Rescue

La casa ideal para él sería una donde fuese la única mascota presente, por lo menos en un principio; la idea es que sea un lugar tranquilo, relajado, sin mucha conmoción ni movimiento, ya que el hecho de que no circule mucha gente lo podría ayudar a socializar mejor con su familia.

¡Deseamos de corazón que la espera de Coco no se alargue más!

Puede interesarte