Por Luis Lizama
24 febrero, 2020

«Hola, estoy perdido y necesito regresar a casa. Ya paseé lo suficiente y no sé dónde estoy».

Cada día miles de perros se pierden en el mundo. Lamentablemente muchos nunca regresan y terminan quién sabe dónde, pero afortunadamente hay algunos que tienen una gran astucia, como en este caso. Por desgracia no todos tienen esa inteligencia, aunque desearíamos que así fuese.

Este canino llegó hasta una estación de policía para reportar la desaparición de alguien. Sí, la de él mismo. Al parecer se aburrió de pasear y se dio cuenta que ese no era su barrio. 

Support Our Permian Basin Police Officers

Hace unos días, en el Departamento de Policía de Odessa, en Texas (Estados Unidos), apenas abrieron sus puertas, ingresó un perrito con bastante ánimo. Pensaron que era un visitante cualquiera, pero no. Su llegada se debía a un reporte de desaparición. 

Quien estaba perdido era él. 

Al verlo, los oficiales se dieron cuenta que estaba perdido.

Support Our Permian Basin Police Officers

Al parecer su llegada a la oficina de los policías se debía a que buscaba ayuda, necesitaba volver a casa y no sabía cómo hacerlo.

Según informó el sargento Rusty Martin, el cachorro no se veía para nada angustiado. 

«Todos estábamos emocionados de tenerlo en el edificio. Teníamos una pelota de tenis y la arrojamos un poco en el vestíbulo. A todos les encantó».

Explicó el sargento Martin a The Dodo.

A pesar de pasar un gran momento con el cachorro, debían resolver el caso de su desaparición. 

Llevaba un collar donde debía estar su identificación y, sino, podrían hacerlo con el microchip, pero antes de que hicieran cualquier cosa, desapareció nuevamente.

Support Our Permian Basin Police Officers

Desde la oficina publicaron la desaparición en Facebook, que fue contestada al día siguiente por el dueño del perro.

«El propietario respondió al día siguiente [para decir que] era su perro y había regresado a casa. Vive a una milla de la estación», dijo el sargento Martin.

Su nombre era chico y ya estaba en casa feliz, contándole a su dueño sobre cómo resolvió su propio caso.

Puede interesarte