Por Catalina Maldonado
10 agosto, 2022

Juice pensó que había encontrado a su familia ideal, pero a solo unos días de ser adoptado, lo regresaron. Eso le provocó una profunda depresión que duró por 10 meses, hasta que un conmovedor mensaje le encontró dueños nuevamente.

Los refugios o perreras para animales son lugares que le dan techo y comida a las mascotas callejeras, a la espera de que llegue una familia y decida —con mucha responsabilidad— llevarse uno de ellos a casa. Sin embargo, no todas las historias felices comienzan felices.

Así es la vida de Juice, un perrito que vivía en el Centro para Adopción y Servicios para Animales del condado de Montgomery, Maryland, Estados Unidos, y era considerado todo un ejemplo de cómo un perrito podría manejar el estrés al vivir en un refugio y no deprimirse, sin embargo su historia cambió el día que una pareja lo adoptó.

Pixabay

Todos pensaban que la historia de Juice en el refugio ya había llegado a su fin con la pareja decidió llevarlo a casa, pero a los dos días de su adopción, el pequeño fue devuelvo al centro de acogida por quienes se suponía se convertirían en su nueva familia. Esto provocó un cambio profundo en él, que lo llevó a una severa depresión.

“Durante mucho tiempo Juice fue el ejemplo de como un perro podía manejar el estrés de la vida en un refugio, y sin deprimirse, pero en el último mes eso cambió”, declaró uno de los empleados del Centro de Adopción.

Desde el momento que regresó, Juice ya no fue el mismo. Ahora lloraba todos los días, jadeaba y caminaba de un lugar a otro sin parar, lo que incluso llevó a que uno de los voluntarios lo llevara a su casa para pasara la noche. Sin embargo, nada hacía que su dolor y frustración pasara.

Centro para Adopción y Servicios para Animales del condado de Montgomery

“Vivir en un refugio no es vida, y tenemos miedo de que Juice esté empezando a perderse”, informaron los responsables de su cuidado. Ante la desesperación de ver la situación en la que se encontraba ahora, el equipo de rescate decidió publicar en Facebook un desgarrador mensaje con una petición para los usuarios.

“Esta es una historia sobre Juice: un perrito cariñoso y con cabeza gigante que ha estado en el refugio durante 10 meses y realmente necesita tu ayuda. Necesita un hogar donde pueda ser él mismo y recuperar la confianza que ha perdido. Él necesita una familia que le de tiempo y paciencia. Sabemos que él le devolverá esa amabilidad con una lealtad increíble y un sinfín de arrumacos”, se leía el texto que publicaron en la red social.

“Por favor, no dejes que Juice llore más en su perrera. Ayúdanos a encontrarle un hogar”, concluía el emotivo mensaje. Para sorpresa incluso de los mismos cuidadores, fue solo cuestión de horas para que la publicación se llenara de solicitudes de gente interesada en adoptar al perrito, quien fue adoptado a los pocos días.

“Hemos recibido cientos de llamadas, correos electrónicos y personas de todo el país y el mundo, fue adoptado unos días después por una pareja increíble que decidió agregar a Juice a su familia”, informaron en la misma red social los trabajadores del Centro para Adopción, quienes hicieron lo posible para cambiar la vida del perrito, objetivo que al final lograron conseguir con creces.

Centro para Adopción y Servicios para Animales del condado de Montgomery

Su sonrisa volvió a su rostro y hoy hace feliz a su familia definitiva. 

Puede interesarte