Por Lucas Rodríguez
14 septiembre, 2021

La historia de Jimmy fue difícil desde el primer momento en que llegó a la Tierra. Un defecto congénito le significó tener una patita que no funcionaba, la que debió ser amputada. Sus dueños originales no quisieron cuidar de un cachorro en estas condiciones, por lo que lo abandonaron. Tras ser rescatado por una fundación, encontró un nuevo hogar.

Si vemos la nómina de perritos abandonas que ofrecen los refugios, nos podemos encontrar con toda clase de cachorros. Incluso si nos gusta una sola clase de can, podemos dar con alguno que se parezca mucho a la raza que nos fascina, y que además contará con el amor y el agradecimiento de haber sido sacado de las calles. 

Teniendo en cuenta esta variedad de cachorritos a disposición de quién esté buscando una mascota, es difícil ver una posibilidad para un perrito que sufra de alguna discapacidad. 

Unsplash – Imagen Referencial

Una persona en busca de una nueva mascota lo hace por piedad y amor por los animales, pero también porque está buscando añadir a un alegre perrito a su hogar. En muchos casos, los animales con discapacidades requieren de muchos cuidados, algo que no todos los hogares pueden costearse, o tener el tiempo para realizar de manera correcta. 

Esto era lo que hacía que la adopción de Jimmy, un perrito que tuvo que perder su patita delantera, fuera nada de sencillo.

Unsplash – Imagen Referencial

Los problemas de Jimmy comenzaron apenas llegó al mundo. Una deformidad congénita en una de sus patitas delanteras lo hacía ser el más débil de la camada, por lo que fue rápidamente rechazado por su madre. Como si esto no fuera suficiente, los dueños originales de Jimmy se negaron a cuidarlo.

Fue así como el cachorrito terminó en las calles, pasando varios meses sin encontrar ayuda.

@cancan.cuu

Agradezcamos al corazón de Marcela Vega por decidirse a darle una oportunidad a este cachorro aproblemado. Marcela es la dueña de la fundación Huellas de Amor Chihuahua, que busca recibir por cierto tiempo a cachorros abandonados, buscando conectarlos con un dueño que se los pueda quedar al largo plazo. 

Ubicados en la colonia Romanzza, en Chihuahua, México, la fundación tuvo que cuidar a Jimmy por un par de meses. Pero contra todo pronóstico, el perrito encontró un dueño en solo un par de meses. 

@cancan.cuu

Fue una mujer llamada Frineth Cardek, quien aseguró haberse enamorado del cachorro apenas lo vio por primera vez. La falta de la patita de Jimmy no fue un problema para ella, en cuanto pudo ver que el cachorro se esforzaba por compensar esta falta con mucha simpatía y las ganas de aportar a su vida. 

Fue así como el cachorrito pasó de luchar por sobrevivir en las calles, a pasar las tardes y noches en un hogar donde lo quieren. 

 

Puede interesarte